CLOUD NOTHINGS – TURNING ON

CLOUD NOTHINGS - TURNING ONDe la mano del escenario Pitchfork para el Primavera Sound de este próximo 2011 descubrimos un grupo nuevo. Antes de presentaros este trabajo, es de recibo hablaros de Low fidelity (lo-fi). Esta técnica de grabar en cassettes empezó como una opción muy económica para grupos noveles, a la que se le añadió una razón de mucho peso, la estética. Numerosos grupos indie (después de la clara especialización en los punk) como Beck, Sebadoh, Pavement, Eric’s Trip y Elliott Smith empezaron a utilizar esta “técnica” para darle rollo a su banda y así marcar una diferencia.

Cloud Nothings es un grupo joven, compuesto por 4 jóvenes y capitaneado por el cabecilla y creador del grupo Dylan Baldi de 19 años, que graban su primer largo en el garaje de éste en radiocassette (sí, sí, en la actualidad, como lo oís, en pleno siglo XXI) y en este mismo formato lo venden. Ésta es la gracia de la música y su mundo, jóvenes con técnicas antiguas.

Turning On, su primer largo (después de presentar algunos EP’s este mismo año) está compuesto de 14 canciones bastante, bastante cortas. Tienen un estilo que viaja por el punk, el indie y el pop. Sus canciones son guitarreo puro, sumado a esta mal calidad de grabación lo-fi. Esto hace que entender algunas de sus canciones sean prácticamente misión imposible, pero nos puede hacer viajar a un concierto de garage en cualquier antro oscuro con luces de colores donde se acostumbra a escuchar más las conversaciones de tus compañeros que el propio grupo.

El disco entero es bastante básico y muy parecido unas canciones con otras. Eso no es malo. Al menos en este Turning On no lo es.

Can’t Stay Awake abre el trabajo. Un tema de casi (sólo casi) 2 minutos de palabras cortadas en sílabas y repetidas continuamente. Bonita introducción a ritmo rápido.

Me gustaría dividir el trabajo en dos bloques. El primero mucho más melódico y desganado. El típico sonido que al envolverte te dejas llevar por él y no te obliga a levantar demasiado la cabeza del suelo o de tus “quehaceres”.

Old Street es uno de los pocos temas donde podemos escuchar un acorde limpio por unos segundos sin que absolutamente toda la canción parezca un atropello constante de voces, guitarra y coros. You Are Opening tiene un principio más sintetizado y refrito de sonidos mezclados con una voz aparentemente tranquila. Con el mismo nombre del disco, Turning On es la canción más indie de todo el trabajo, melódica y unos coros descompasados que armonizan perfectamente el tema. Me ha atrapado esa especie de melodía progresiva. También en un ambiente indie está Water Turns Back, Whaddya Wanna Know y Hey Cool Kid. Esta última con estribillos muy, muy, muy  repetitivos y quizás donde la voz se hace escuchar más de todo el disco. Es un tema muy activo y a la vez desganado pero muy rítmico en el que van bajando el volumen hasta el final, mientras siguen tocando y cantando.

Real Thing es, para mi, el punto discordante en el trabajo. Aquí es donde empieza la segunda parte del disco. La actividad en el principio y el sonido concierto se apodera de la canción dándole un toque post-punk y convirtiéndolo en un súper hit completo en letra ofreciendo el tema más lleno de todos.

El tema más largo es Strummin. Al ser así, éste debía darnos una sorpresa. A los 2 minutos y medio dan el toque con unos acordes claros (esto ya es una sorpresa en este despropósito de jaleo), décimas de segundo en silencio y arranca una voz más desgarrada (cantando: my baby’s…) para seguir hasta el final del tema, a los 4:18 donde se le van sumando coros. ¡¡¡Genial!!!!

Mucho más enérgica es My Little Raygun. Los coros son estupendos y durante todo tema gritan a modo lejanía una especie de “Ee ee ee ee eeeee e”… ah, y bonito final.

Y cómo estamos en esta segunda supuesta parte del disco. Empiezan I Am Rooftop gritando, dándole ese rollo punk, rockero y muy moderno con voces que nada tienen que ver con el tema. Desorden total en los coros y sus repeticiones. Y mucho guitarreo casi sin sentido.

Morgan es un grito a la canción punk por excelencia. Sonidos sucios. Voces escondidas por los acordes. Coros clavados al dedillo con el ritmo y movimientos seguidos de cabeza, dando un final muy contemporáneo.

Y señores y señoras … bienvenidos a bordo. Finalizan con el tema Get on Board. Despampanante despropósito de guitarras y batería donde por primera vez la voz brilla por su ausencia.

Pues bien, tenemos un grupo nuevo con un nuevo disco, que podemos ver esta próxima primavera, canciones pegadizas, con melodías, gritos y silbidos bien modernos a rollo lo-fi  para parar un camión.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7 / 10