CLOUD NOTHINGS – HERE AND NOWHERE ELSE

Cloud Nothings son una banda de Cleveland formada por Dylan Baldi en 2009 tras el paso del cantante por varias bandas. Con el objetivo de hacer canciones propias, finalmente logró crear un proyecto hecho para él con otros tres compañeros que más tarde se convirtieron en dos. Tras su debut discográfico Turning On (editado en 2009 y 2010) y su continuación, el homónimo Cloud Nothings en 2011, quedó una cosa patente; había talento pero faltaba de todo lo demás. Las canciones, en su gran mayoría, resultaban confusas y poco concretas para ser punk, o lo-fi, sin llegar nunca a crear ni una canción por la que reconocerles ni siquiera un sonido más propio. Hasta entonces, simplemente lo que hacían era algo fácil de olvidar.

Tras estas pocas noticias y en plena efervescencia del rock y el noise llegó su tercer álbum; Attack on Memory, que sorprendentemente corrigió toda su carrera, llegando a hacerles parecer una banda completamente distinta, dentro de los mismos matices musicales, pero con mayor energía, mayor hambre, más concreción, estructuras muy bien guiadas y, sobre todo, varios hits y el indiscutible Wasted Days. En una banda que no superaba los 30 minutos por disco, aparece de repente un tema de 9 basado en puro noise, crescendos y hard rock. El disco fue aclamado por gran parte de la crítica y su público aumentó notablemente, y es por esto que Here and Nowhere Else, con un año más de la cuenta de espera, es el álbum de la banda sobre el que más expectativas recaen.

Resulta que, verdaderamente, la banda parece haber vuelto a empezar. Su cuarto disco parece el segundo de un grupo normal, más seriedad, mayor limpieza y, sobre todo, hay madurez y “calma” dentro de lo que el género permite. La primera idea equivocada nos la llevamos con el primer single, I’m Not Part of Me, que resulta ser el cierre, la octava canción, y que es acertadísima en su posición, pero no como lo que esperábamos de aliciente.

El sonido, dentro de la posibilidad que se le da, resulta ser más pulido, aunque sigue pareciendo que graban en su casa con un micro de segunda mano, aunque seguramente lo mejor sea de nuevo el número de canciones “recordables”. Now Here In es un hit, te abre el apetito y te sube la adrenalina como la espuma, al igual que lo es Psych Trauma, que demuestra la calma que pueden practicar pero lo poco positivo que resulta eso para su estilo, así que de nuevo nos regalan otros 4 acordes que se convierten en temazo.

A partir de la mitad del disco, encontramos algo que nos gustó mucho en el anterior, graves y oscuridad, mucho más que en cualquiera de los discos previos, cuando prácticamente hacían pop, y que además saben combinar perfectamente con inteligentes riffs y vueltas a sus canciones. Los demás temas que destacaría son claramente No Thoughts, que tiene todo lo que podríamos esperar de una canción de los norteamericanos, con esos gritos finales de Baldi que nos gustan tanto, y la de nuevo espectacular Pattern Walks, con la que en un principio crees que es una burda treta para hacerte creer que hay otro Wasted Days, pero no, de los 7 minutos no sobra ni uno solo. Bien es cierto que la canción también podría dividirse en dos, pero entonces perdería efecto, al escucharla así, guiada al cambio por un solo acorde, nos provocan la real sensación de que estamos de nuevo ante otro de los grandes temas que les pedíamos. El chute de adrenalina que parece que nos metemos es brutal, y además deciden acabar con una canción que no es ni de lejos tan movida como ésta, pero que no nos deja con sensación de haber bajado ni un peldaño de intensidad.

Lo dicho, una nueva inyección de energía de una banda que se descuelga de etiquetas que siguen teniendo otras como Wavves o Yuck, para afianzarse como una de las punteras del género. Madurez y mucho guitarreo al servicio de los tímpanos más desgastados. Ojalá les veamos en directo, puesto que son una enorme forma de aliviar el estrés.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10

Escúchalo aquí:

 

 

Síguenos en Facebook:

¡Y también en twitter!