CLAP YOUR HANDS SAY YEAH – HYSTERICAL

CLAP YOUR HANDS SAY YEAH - HYSTERICALClap Your Hands Say Yeah es uno de esos grupos que me dejó con la gran duda de saber si era una buena banda lastrada por su excelente debut o una banda de medio pelo que tuvo suerte en su primer trabajo. Apuntaban a todo, luego a nada y ahora, tras amenazar con su separación, ha llegado el momento de la verdad. Esperaba que su tercer largo disipara mis dudas, pero me da la impresión de que me voy a quedar de nuevo con la incertidumbre. Se han parapetado tras un disco opaco que no nos deja ver si la luz se abre paso a través de sus rendijas o si bien la oscuridad es lo que espera a CYHSY en un futuro cercano.

Ya no es cuestión de ver el vaso medio lleno o medio vacío, es que se han empeñado en quedarse a las puertas de lo que pueden llegar a ser y no llegar a conseguirlo. Por unas cosas o por otras, no terminan de cuajar a pesar de haber facturado un disco más correcto que su predecesor. Mucho sintetizador para hacer más entretenidas las canciones, una percusión acusada en muchos momentos que asienta los ritmos bailables en los temas más optimistas, pero sacrifica la presencia de las guitarras, un tanto perdidas a lo largo del disco.

Some Mistake, el corte que abre el álbum, ya enganchaba con su traje de inevitable single y su aire de “eh, escucha este disco porque no te vas a arrepentir, te lo garantizo”. Ese convencimiento se acentuó sobre todo al escuchar su segundo corte con título homónimo, que me estalló en la cabeza como una granada de mano. Me vinieron a la mente los mejores Muse y mis presagios más optimistas parecían tomar forma. Pero tras Maniac, otro single bien adelantado para promocionar el disco, todo se vino abajo. El ritmo decayó alarmantemente y perdí toda esperanza de que Hysterical ponga a CYHSY en órbita de nuevo.

El disco pierde cualquier atisbo de osadía y se atasca en buscar un sonido facilón, a la caza de una digestión sin acidez que contente a nuevos y antiguos oyentes. Into Your Alien Arms o In a Motel pasan sin pena ni gloria y Yesterday, Never nos devuelve a la misma fórmula resultadista antes mencionada que también he de reconocer, saben conseguir muy bien. De nuevo indiferencia ante Idiot y Siesta, nada nuevo en el horizonte y bajonazo en el ritmo. La resultona Ketamine and Ecstasy vuelve a inclinar la balanza hacia la esperanza, y The Witness’ Dull Surprise’ (donde la voz de Ounsworth destaca con fuerza) y Adam’s Plane, con su piano desaforado, reclaman un sitio mejor en este disco aunque quizás mucha gente no llegue ni a escucharlas, una pena.

Si nos encontráramos ante un trabajo de 8 temas podríamos decir que el nivel es más que aceptable, pero se ha optado por ampliarlo innecesariamente hasta una docena de cortes que en conjunto degradan la categoría de Hysterical a lo que ya he comentado al principio, un disco tibio que consigue el efecto deseado de entretener al oyente, pero no cala hasta el punto de pensar que pueda suponer una rehabilitación de los de Brooklyn. Espero por su bien que no dejen pasar otros cuatro años hasta su nuevo trabajo, porque estoy convencido de que esta vez no habrá una tercera oportunidad.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 6/10