CHILDISH GAMBINO – AWAKEN, MY LOVE!

Nuestra puntuación

7

8

El pasado 2 de diciembre, Donald Glover, el actor, comediante, guionista y músico, también conocido como Childish Gambino, lazó su tercer álbum de estudio, titulado Awaken, My Love.

En líneas generales, en su nuevo disco Glover se propone demostrar que no es un músico encasillado en un estilo fijo, y opta por no dar a su público un álbum de hip-hop puro, acercándose a sonidos más propios del soul o del funk. Así, se aparta completamente de sus anteriores trabajos Camp (2011) y Because of the Internet (2013). El álbum trata sobre el amor en términos generales (a tu pareja, a tu familia, a tus amigos) y la vida como temas principales, con lemas tales como Have Some Love, tema del LP. Además, está dedicado a su propio hijo, desde el mismo título del álbum hasta su última canción, Stand Tall; una lección que el padre del artista le dio, y que ahora él quiere transmitir a su vástago. Cada tema tiene algo que decir, pero no sólo líricamente, también en su producción; por ejemplo, en Me And Your Mamma, la primera canción del disco, donde habla de un amor más adolescente (This is the end of us/sleeping with the moon and the stars), comienza sonando con una nana, a la que se va añadiendo instrumentación, y termina con la voz de Childish Gambino distorsionada en una balada rock. Por otro lado y como contrapunto está Riot, que tiene un mensaje más político, y sabe transmitir esa sensación de disturbio.

No podemos decir que sea un proyecto experimental, de hecho suena bastante sólido, pero sí que utiliza un gran bagaje musical. Y aunque esto sea bueno, también tiene sus contras: hay temas que eclipsan a otros. Me explico; hay canciones que llaman más la atención, y a pesar de que piezas como Zombies o California no estén descuidadas en composición o producción, y ni mucho menos sean más conformistas, se ven superadas por otros temas, como la nombrada anteriormente, Me and Your Mamma.

Awaken, My Love! suena conocido, y ese es su mejor punto. Asienta sus bases en géneros muy explorados, que en general no suponen nada nuevo a nuestros oídos, pero sí que despierta una reacción del público a que esas canciones las han escuchado antes, y no lo plantea como algo nuevo. Sí que intenta explorar un poco el sonido, y mejorarlo, pero aún así no le importa utilizar los típicos grooves de batería, o riffs de bajo si así mantiene su sonido de los 70. Si quiere hacer una canción funk, pondrá una guitarra con wah-wah, y si quiere acercarse al gospel, utilizará un coro de voces negras.

En definitiva, no es un trabajo perfecto, sólo pretende romper algunos moldes: sus propios moldes. Con un mensaje claro, “ama y no odies”, lleno de estilos muy bien escogidos para cada momento, que hace que sea sólido musicalmente, y divertido de escuchar.