BROKEN SOCIAL SCENE – FORGIVENESS ROCK RECORD

BROKEN SOCIAL SCENE - FORGIVENESS ROCK RECORDForgiveness Rock Record es el título del nuevo larga duración de Broken Social Scene, un título que solicita clemencia al rock  pero que a la vez supone el disco más redondo y pulido del colectivo canadiense.

Un disco, según ellos, dedicado al amor, pero lleno de aristas y particularidades. Forgiveness Rock Record no es esencialmente un disco de rock, si esa etiqueta puede aplicarse a algo hoy. Y por supuesto no suena a perdón. Es sin duda el más animado de esa difícil mezcla de eso que hacen ellos. De eso que hacen tan bien. Ese pop barroco, festivo, rock-folk y unos toques pequeños de electrónica. Ese sonido propio. Este disco supone el séptimo trabajo del grupo, sumándole los trabajos de Brendan Canning y Kevin Drew en solitario, aunque con el sello y presentación de Broken Social Scene.  Y llega tras 11 años después de su debut  Feel Good Lost, del que ahora sólo quedan cenizas en su sonido. El prolífico colectivo, que nació para poder llevar a cabo los directos de su primer disco, consigue en este disco sonar como una auténtica banda.

Es importante destacar que los arreglos y las composiciones corrieron a cargo de la base del colectivo y de Lisa Lobsinger, nueva voz femenina del grupo. En la participación del disco han estado: Evan Cranley (Stars), Jimmy Shaw (Metric), Jason Collett, Ohad Benchetrit, John Crossingham, Marty Kinack, Leon Kingston y Julie Penner. Contando con las voces de Leslie Feist, Emily Haines y Amy Millan en una misma canción – Sentimental X’s – y con contribuciones de John McEntire, Sam Prekop (Tortoise), Doug McCombs y Sebastian Grainger.

Después de cinco años sin disco de BSS, Forgiveness Rock Record fue grabado en Toronto y Chicago con el miembro de Tortoise, John McEntire, como productor del mismo. Un hecho que a tenor del resultado les ha ayudado mucho para conseguir un sonido propio.

El disco comienza casi místico con la intro de la canción World Sick, incorporando la batería y la guitarra poco a poco a la melodía inicial y acabar rompiendo a los dos minutos de escucha. Es el momento en que te das cuenta que estás ante un gran disco.  Las curiosas estructuras de las canciones de BSS, que son parte de su estilo propio, se dibujan en esta canción con partes de enérgicas guitarras y baterías y partes casi de sonidos ambientales. En todo el disco se dan grandes introducciones que acaban explotando cuando casi creías que se acabaría la canción, mostrando en la misma canción varias formas de verla.

Chase Scene, Texico Bitches y Forced to Love pueden ser vistas como tres posibles hits del LP, tres acercamientos a la pista de baile, con mayor presencia de teclados y sintetizadores, pero manteniendo su sonido propio. Un sonido  rotundo de banda rodada, coros y un gran cambio con respecto a los discos anteriores. Tres grandes canciones.

All to All es la primera canción del disco con tono femenino y un acercamiento a la indietronica tranquila al trip-hop, manteniendo su sonido propio orgánico para finalizar.

Art House Director es otra canción inclasificable que empieza sonando dura, para luego incorporar trompetas, espacios de bossa, lo que es Broken Social Scene en estado puro. A la que se puede unir la casi instrumental Highway Slipper Jam, con aires de brisa de mar.

Meet me in the Basement supone otra vuelta al rock, esta vez instrumental y progresiva. Se sitúa en la misma línea Water in Hell, la canción más rabiosa y propiamente rock del disco. Sentimental X´s con voz femenina, la preciosa balada tranquila Sweetest Kill y la última Me and my Hand suponen un pequeño contrapunto en el disco.

Con grandes críticas y plagados de conciertos en su gira, este gran disco apetece verlo en directo y disfrutarlo.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10