BROKEN RECORDS – LET ME COME HOME

BROKEN RECORDS - LET ME COME HOMEEn 2008, se dijo que eran una de las mejores bandas del país. No se equivocaban. Justo un año después de su debut Until The Earth Begins To Part (2009), los escoceses nos traen este Let Me Come Home (2010), segundo LP de una banda que nos mueve y mucho.

La gran esperanza del sello independiente 4AD (que viene de Forward) y que también trabaja con grupos como Bon Iver, Blonde Redhead o Tv on the Radio, nos trae un disco más rápido que su álbum debut: ritmos marcados, canciones con altibajos perfectamente encajados y un estilo distinguido que lo cierto es que cada vez tiene menos que ver con Arcade Fire (que utilicen un chelo y un violín no les convierte en, como tantas veces se ha dicho, los Arcade Fire escoceses).

Let Me Come Home se compone de diez temas que no es que sean fáciles de escuchar, pero sí podemos decir que son asequibles. Quizá el tipo de música que te hace sentir vivo y cómodo, que nunca está de más. En cierto modo bailables. El toque melódico de las canciones lo pone la base instrumental sobre la que se apoyan. Enriquecedora y dinámica además de confortable. Tanto las líneas vocales como la voz de Jamie Sutherland recuerdan al Brandon Flowers de Sam´s Town. Sobre todo en canciones como: You Know You’re Not Dead, o The Cracks in the Wall. Gran apertura del disco con A Leaving Song, percusión  impecable que introduce perfectamente el concepto de música de los seis de Edimburgo. Los cortes que encontramos en este nuevo disco no son demasiado largos, un total de 35 minutos para un trabajo bastante completo. Más denso en temas como Dia dos Namorados – con la voz de Jill O´Sullivan (Sparrow and The Workshop) y I Used to Dream, sólo piano y voz a principio del tema para seguir con percusión de madera y meter más tarde cuerdas. A modo creciente se deshacen de todo lo que van metiendo de la misma manera para terminar como comenzaron, piano y voz. Construcciones muy bien establecidas para unos Broken Records más reflexivos e intensos. En A Darkness Rises Up, aceleran teclas y cuerdas, deceleran la voz y suben el volumen. Tema muy bien colocado a mitad del disco que clava un pequeño punto de inflexión. La distorsión la pone Modern Worksong y Home (o Let Me Come Home) es el tema que cierra este disco homónimo lleno de folk y de armonías inquietantes.

La portada de este segundo álbum de la banda corre a cargo de Vaughan Oliver, diseñador gráfico afincado en Londres directamente ligado a los estudios visuales 23envelope y que, además, suele contar con la colaboración del fotógrafo, también británico, Simon Larbalestier. Ambos firman otros trabajos de grupos que han tenido o tienen que ver con 4AD entre los que destacan diseños de álbumes tan conocidos como Sufer Rosa o Bossanova de Pixies.

Broken Records dicen estar directamente influenciados por una serie de álbumes especialmente, entre los que mencionan a Nick Cave y su Murder Ballads (1996), el genial Nebraska (1982) de Bruce Springsteen, Feast of Wire (2003) de Calexico y los últimos álbumes de bandas de la talla de R.E.M. Los escoceses hacen referencia directa a estos grupos y lo cierto es que se nota. Se aprecian también vientos de Radiohead, sobre todo en las sacudidas y los golpeteos. La atmósfera intimista, las raíces, las letras con historias distintas y las instrumentales que completan tema a tema este ruego para volver a casa prometen grabarse en los oídos con criterio.

Los escoceses plantean por el momento una gira sólo con fechas para Reino Unido. Desde luego, después de escucharlos esperamos visita desde Edimburgo.

Un puñado de canciones que merecen la pena y que, sin duda, darán que hablar. Más que recomendable segundo disco de Broken Records, lo repito, y quédense con el nombre, porque no será la última vez que lo escuchen.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8,5/10