Bleachers – Gone Now

Nuestra puntuación

7

Segundo LP del proyecto en solitario del norteamericano Jack Antonoff, un trabajo que refuerza el estilo pop propio de este artista. Gone Now es el fruto de encerrarse en una habitación y divagar ensimismado hasta dar con un buen tema y un total de doce pistas.

Más conceptual que su predecesor Strange Desire, y con una mayor madurez fruto de los tres años que los distancian. Es un disco que parte de la intención de hacer honor a la muerte de su hermana Sarah que falleció con apenas 18 años de un cáncer cerebral. Esto se observa simplemente con leer la contraportada del mismo y ver títulos de pistas tales como: Everybody Lost Somebody, Goodbye o I Miss Those Days.

El propio Antonoff lo considera su obra culmen, algo un poco presuntuoso pues sólo rivaliza con un álbum más, lo trata como su proyecto maestro digno de aparecer en letras grandes en su currículum y que supera, sin dudarlo -según él-, a su debut.

Este disco cuenta con la colaboración de artistas como Sam Dew y Julia Michaels, así como Lorde, coautora del tema Do not Take The Money y Carly Rae Jepsen, que cede su voz a Hate That You Know Me. Por su parte,
Jack Antonoff participa en el segundo álbum de la neozelandesa Lorde, Melodrama.

Cabe destacar que dos de los temas mencionados destacan como singles entre la docena de pistas: Do not Take the Money y Everybody Lost Somebody. Pero no todo son puntos positivos en lo que a este trabajo respecta. Este trabajo peca de repetitivo en algunos momentos y carece de un número relevante de temas memorables para muchos, lo cual dista de la opinión de su autor. Es difícil estar a la altura del cariño y la mediatización que puede dársele a singles y colaboraciones, pero pese a tener una intención conceptual tiene carencias que no demuestran uno hilo conductor interno.

Las letras, por su parte, acompañan fielmente al estilo pop-up del mismo, pero sin una trascendencia relevante o digna de “rallar cabezas” de los oyentes. Aun así, es un segundo álbum que ratifica la personalidad de Bleachers, innova en la carrera del artista y que demuestra que la progresión es ascendente, sobre todo considerando la estima que Antonoff le tiene.

Cuenta con efectos vocales, reverberaciones dignas de una buena ambientación, efectos rítmicos, solo de saxo e interacciones de vientos metales… e incluso un reprise de su primer tema Dream of Mickey Mantle en su undécima canción. Es por esto que es digno de una calificación positiva pero con la premisa de que a los amantes de Bleachers gustará y, seguramente, a los no tan afines les merezca una segunda escucha para engancharse a él.