BLACK LIPS – ARABIA MOUNTAIN

Regresan los Black Lips. En esta nueva entrega siguen con su discurso de pop sesentero mezclado con pop y garaje, todo bien repleto de buenos estribillos y canciones desenfadas.

En este sexto trabajo de la banda, los americanos no tienen ningunas ganas de experimentar ni hacer evolucionar el sonido, sino que se dejan llevar por lo que les gusta hacer, canciones para bailar como locos. Cabe decir que el sonido se ha cuidado especialmente, algo tendrá que ver el productor Mark Ronson, productor de Amy Winehouse; y suponemos que la elección se ha basado en la búsqueda de un sonido más puramente “sesentas”. Y la elección ha sido acertada, ya que es inevitable no pensar en unos Beatles acelerados al escuchar tan sólo el primer corte de este Arabia Mountain. Curiosamente, la genialidad de esta producción radica en que parece que no hay, presentándose el grupo con toda su crudeza, sin arreglos. Así el disco es más crudo y directo, sin arreglos ni florituras, y es un acierto, ya que las composiciones se muestran tal como son y no exigen esfuerzo ninguno por parte del receptor.

Como buena muestra de estos guitarrazos de corte clásico tenemos Family Tree (con un saxo acompañando y maximizando la sensación de caos sonoro), New Direction o  Bicentennial Man. Pero también tenemos ecos un poco más rock (Go Out And Get It), estribillos y ritmos psicodélicos que nos recuerdan a The Stone Roses (Mr. Driver), o toques del rock más soul y primigenio con Noc-A-Home y Don’t Mess Up My Baby.

Dieciséis cortes y cuarenta minutos de duración como fórmula para evitar el aburrimiento, y es que literalmente, es imposible que ésto suceda con estas canciones que empiezan rápidas y acaban fugaces (la media de la duración de canciones es dos minutos y medio). Si bien se les podría reprochar el inmovilismo y el hecho de que siguen haciendo lo mismo de siempre, pero el caso es que lo hacen mejor y no hay duda que es una banda de directos, donde se les ve disfrutando cada acorde de sus instrumentos.

Hablaríamos de un disco todoterreno, disfrutable para los fans y escuchable para los que no lo son, y es que es inevitable no dejar llevarse por el positivismo y energía de este cuarteto.

PUNTUACION CRAZYMINDS: 7/10