Berri Txarrak – Infrasoinuak

Nuestra puntuación

8

La banda de Gorka Urbizu ha hecho historia en los más de 20 años que lleva abanderando la música en euskera y editando material. Han girado por medio mundo con una discografía impoluta detrás, con algún pequeño tropiezo, y con la dificultad que entraña hacerlo cantando en euskera. Berri Txarrak, el grupo más internacional de la música vasca en la actualidad (posiblemente también de su historia), regresan con un trabajo mucho menos elaborado que el disco triple de 2014. Denbora Da Poligrafo Bakarra supuso su mayor esplendor creativo, después de aquel experimental Haria.

Alejándose de todo eso, Gorka ha construido un feroz y potente artilugio que deja claro que la maquinaria del trío sigue bien engrasada. La media hora que dura el álbum se pasa bolada gracias a un sonido que es santo y seña de la formación navarra. En esa órbita entre el hardcore, el punk y el power pop Berri Txarrak se mueven como la seda y su último lanzamiento, Infrasoinuak es prueba de ello. No hay nada nuevo, ni falta que les hace, porque la voz de Gorka sigue impregnando de alma las canciones que, entre ruido y melodías efectistas, suponen un soplo de aire fresco en la música actual.

Un trabajo que agradará a los seguidores más fieles del grupo, y a los menos asiduos; ya que una de las mayores bazas es la accesibilidad del conjunto, diseñado a partir de riffs épicos y estribillos que entran como un guante. Destacan en la lista Zaldi Zauritua, Hozkia, Sed Lex y el tema homónimo del álbum, uno de los singles del disco. El otro de los sencillos, Spoiler!, encaja en el perfil de aquel Lemak, Aingurak de su anterior LP. Los punteos de aires reggae de éste último y los coros de Zuri, son un mero salto dentro del guión establecido, un oasis dentro del desierto en el que Berri Txarrak han regresado con las guitarras afiladas.

El primer acorde de Dardaren Bat te sumerge con facilidad y hace intuir lo que viene a continuación: una nueva muestra de que estamos ante la trayectoria más impecable de la historia de la música en euskera. Aunque es cierto que peca de predecible y no derrocha nada que no se haya escuchado con anterioridad, lo que han logrado Gorka, David y Galder tiene mucho mérito: crear un sonido reconocible y auténtico. También se sienten en el compacto ciertos reflejos e influencias del rock alternativo de los últimos veinte años, desde Muse a Nada Surf, a los que recuerdan especialmente en el título que cierra la referencia, Zorionaren Lobbya.

Así pues, la banda navarra continúa su andadura en la cima de la música nacional y no tiene pinta de que vayan a bajar escalones. La gira del año que viene apunta a ser una de las más grandes de la historia de Gorka Urbizu y compañía. De momento, nos han hecho este regalo al que acompañan unas letras con un cariz autobiográfico (Beude o Katedral Bat) y en las que la nostalgia se hace latente. Tan solo queda seguir aplaudiendo y disfrutando con ellos.