Autoescuela – Recopa

Nuestra puntuación

7

6

Muchas veces comento con gente por redes la magia y encanto de los discos cortos, esos que duran media hora y escuchas sin ningún esfuerzo. Esos que vienen cargados de canciones que no anhelan trascender, sino que buscan ser consumidas de forma rápida sin darles demasiada vuelta de tuerca. Esos que nacen en un dormitorio fruto de la diversión. Esos que rompen la tendencia de los trabajos actuales de largo metraje y profunda carga política (¿verdad, Father John Misty?) para ofrecernos un respiro, un oasis dentro de la cruenta situación que nos rodea.

Autoescuela consiguen todo esto con su debut, publicado de la mano de Snap! Clap! Club. 25 canciones y 29 minutos de duración, en eso se basa el entremés sonoro del dúo asturiano que presenta en Recopa un trabajo divertido al que no le importa mostrar sus costuras. Está compuesto por temas de carácter lo-fi que en su mayoría parecen grabados con una tostadora y mezclados luego por un microondas, pero es el encanto que tiene el grupo para no ocultar este hecho lo que hace tan apetecible e hipnótico este disco.

Hace años fue la escena punk con gente como los Sex Pistols los encargados de entregar metralla concentrada en cortes de apenas dos minutos. En el otro extremo apareció una escena de pop vitalista y ensoñador (jangle y el dunedin sound de Nueva Zelanda) que confeccionaba álbumes oníricos de duración media y temática relajada. Autoescuela parecen estar en medio de estos dos mundos, en su propia isla de carácter sideral en la que se mezcla el indie rock de dormitorio (Pili o Buga), la electrónica (Yo Fui Edwin Congo o Un Amigo, Diego) y las bases que tontean con el trap por el uso de modulación vocal (Los Niños). Un eclecticismo musical cuyo hilo conductor es el sorprender y en el que David González y Santi Fernández muestran su libertad creativa.

Es un trabajo lleno de buenrollismo y referencias a lo cotidiano de la existencia. Hablan de viajes y experiencias que plasman en canciones conformadas por apenas dos estrofas – recordemos que las canciones no sobrepasan en ocasiones el minuto, no hay tiempo para más. Sin embargo, es esta brevedad de las composiciones y la forma de presentar ideas en su estado más primigenio lo que otorga algo mágico a este trabajo. ¿Qué sentido tendría alargar los guitarrazos de Hobby Consolas o Vaca Sagrada, Pt.1, el tema más redondo del LP? Ninguno, en la falta de pretensiones está el secreto del grupo.

Tal vez no sea el trabajo ideal para el que busque melodías con desarrollos complicados. Sin embargo, si buscas ideas crudas desarrolladas en un ambiente totalmente lo-fi, en Recopa puedes encontrar una auténtica perlita. Es ese aperitivo que te tomas antes de la comida, ese entretenimiento con el que buscas paliar la desidia de los minutos previos a salir. Es la rebeca que te pones en el entretiempo, el “ni tanto ni tampoco”. Escuchadlo y daréis fe de ello.