APRIL SMITH AND THE GREAT PICTURE SHOW – SONGS FOR A SINKING SHIP

APRIL SMITH AND THE GREAT PICTURE SHOW - SONGS FOR A SINKING SHIPHace ya unos meses que se publicó Songs for a Sinking Ship, el segundo álbum de esta señorita de Brooklyn llamada April Smith junto a la banda The Great Picture Show. Un disco que contiene doce canciones influenciadas por la música americana de los años 30 y 40, una mezcla de cabaret, swing, big band, y lleno de melodías de espectáculo y letras cargadas de ironía e incluso algo de mala leche (ya de principio, con ver el título del disco. nos podemos hacer una idea: Canciones para un naufragio). Si a eso le añadimos la excepcional y amplia gama vocal de Smith, nos va a sonar a retro aunque sea nuevo, y para el oyente casual le va a sonar anticuado, así que, si no eres un fan de vocalistas femeninas, probablemente no deberías de escuchar esto.

El disco es un viaje a través de las emociones de Smith, que van desde los celos a la libre y alegre confianza, mostrándonos  lo notable que es como compositora. El disco es una introducción muy breve a todo el mundo emocional de Smith, y podemos decir que este barco estará en condiciones de navegar por un largo tiempo.

El primer tema del disco, Movie Loves a Screen, tiene un estilo New Orleans con claras influencias del sonido Big Band y con un timbre de voz que se puede comparar al de Christina Aguilera.

El siguiente tema fue su primer sencillo, Terrible Things, una canción basada en una de sus series favoritas, Dexter. Tiempo después, los productores de Californication se “quedaron” la canción para un episodio de la tercera temporada. Y ahora la misma canción se utiliza en la sexta temporada de la insuperable Weeds. Terrible Things tiene una arrogancia y un descaro burlesco con un claro sonido a jazz negro.

Drop Dead Gorgeous es una canción lenta donde sigue brillando la voz April junto a la guitarra de Torchy, y el suave sonido de piano a cargo de Brandon Lowry y la sección rítmica completan a la perfección esta balada.

El estilo de salón se puede apreciar en Can’t Say NoWhat’ll I Do, gracias a las trompetas y al piano que suena a banda sonora de las primeras películas mudas, ya que Can’t Say No tiene una arrogancia y un ritmo vacilante y What’ll I Do se convierte en un lloriqueo en el que uno  puede pensar, “qué voz tiene esta mujer”.

El ritmo sube con Colours, un swing tradicional, una de esas canciones que si escuchas en alguna taberna cocido a cervezas es muy posible que hagas algo de lo que al día siguiente te puedas arrepentir. The One That Got Away está entre las mejores canciones de este Songs for a Sinking Ship, una mezcla de pop folk y de cabaret en la que puedes amar a Smith pero lleva cuidado, pues ella puede actuar de viuda negra. Beloved y Dixie Boy son dos baladas de blues donde la voz de April se balancea sobre la música. EnWow and Flutter vuelve al estilo de banda sonora de cine mudo años 30, y el disco se cierra con Stop Wondering, un jazz moderno, y el bonus Bright White Jackets.

Éste es un disco entretenido gracias a que sus canciones y sus melodías tienen un encanto insuperable. Además, pienso que éste es un grupo al que todo el mundo le gustaría ver en la taberna de su ciudad llena de humo (esto último para los que pasen de la ley antitabaco), con luces bajas, en tu mano un vaso con un buen whisky de malta y disfrutar atentamente de la serenata de la Sra. Smith.

La Rolling Stone edición americana dice de ella “puede que no sepan mucho acerca de April Smith pero eso está a punto de cambiar. Combina el country y el swing de forma magistral.