ANIMAL COLLECTIVE – MERRIWEATHER POST PAVILION

ANIMAL COLLECTIVE - MERRIWEATHER POST PAVILIONAnimal Collective son noticia, primero por la película que estrenaron a comienzos de año, y ahora por la colección de zapatillas benéficas que acaban de promocionar, cuyas adquisiciones se cerraron ya. Es por ello por lo que repasaremos su último y aclamado álbum de 2009, Merriweather Post Pavilion.

Y es que la práctica hace al maestro, o eso debieron pensar estos chicos de Baltimore, Estados Unidos, cuando hace una década comenzaron en el mundo de la música en el verano del 2000. El camino recorrido por Animal Collective ha sido largo, por momentos extraño, otros dignos, pero en general, siempre tomando rutas diferentes que acababan en lugares concretos. No es fácil hablar de Animal Collective, y menos de su última obra, calificada como uno de los discos de la década. ¿Qué hay detrás de Merriweather Post Pavilion?

Una amalgama de loops, samples, sonidos folk, pop experimental, hip hop, electrónica y psicodelia que unidos forman un perfecto sonido alejado de las radios convencionales para ofrecernos un espectáculo más propio de un viaje que de un grupo de música. En este viaje dejan de ser innovadores para pasar a ser ellos mismos. Han decidido no ponerse límites y juegan armoniosamente con melodías llevadas hasta la extenuación.

Avisaron de sus intenciones con Feels (2005) y sobre todo Strawberry Jam (2007). Peacebone o la sencillamente perfecta Fireworks son temas que nos hacían pensar en que ellos eran capaces. Todo lo aprendido y experimentado en este tiempo han sido luces que ahora se han unido para formar una estrella, donde In the Flowers, Bluish y Guys Eyes nos muestran que no han perdido ese misterio por lo oscuro y desconocido, que en My Girls saben hacer un perfecto pop, que con Summertime Clothes demuestran que son capaces de tocar la perfección y que en Daily Routine pueden, con sus voces de ultratumba, sacar lo mejor y peor de cada uno, porque es ahí donde radica la magia de Animal Collective, en descubrir nuevos horizontes en cada nueva escucha y demostrar que han dejado de reinventarse para unir los caminos y de esa manera asomar la cabeza a un público más amplio y proclamar que ellos fueron los primeros. En su búsqueda de la épica acarician a Syd Barret y tienen tiempo para volverse psicóticos con Brothersport, puro carnaval, un final lleno de frenesí y que resume en unos minutos lo que ha sido una década llena de mística.

No sabemos si han tocado techo, pero sí que han rozado el cielo o que, al menos, eso es lo que intentan que hagas tú escuchando cada trozo de historia, porque les puedes amar, odiar o ignorar, pero nadie podrá ya olvidar Merriweather Post Pavilion.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 9/10

Escrito por
Más de Carlos Morán

Echo & The Bunnymen publican Lovers On The Run, adelanto de su nuevo álbum

La banda inglesa de rock Echo & The Bunnymen acaban de publicar...
Leer más