Animal Collective – Centipede Hz

No es fácil ser Animal Collective, y menos en el momento en el que te propones hacer la continuación de Merriweather Post Pavilion, aquel álbum calificado como la obra de arte de pop experimental más grande del siglo presente. Y es que esa canonización y elevación a los altares puede resultar peligrosa y a veces vertiginosa, pero si por algo destacan los de Baltimore es por dar un giro, una vuelta de tuerca, experimentar y mostrar aptitudes, y lo han vuelto a hacer de nuevo.

Centipede Hz representa esa vuelta a los orígenes, cuando jugaban con pop callejero, melodías y coros pegadizos pero siempre con marca propia. Ahora sus sonidos se acercan de nuevo a Strawberry Jam, especialmente en Moonjock, corte que abre el trabajo. Sonidos tribales, tambores, Panda Bear y un cúmulo de experiencias adquiridas durante este tiempo, ya que cada miembro decidió publicar en solitario sus pensamientos musicales. De nuevo giran, esta vez a sus raíces. Dejan de lado esos sonidos profundos y envolventes, de aquel magnifico viaje psicodélico que nos hizo a todos vibrar y probar cosas hasta entonces inimaginables. Ahora bajan a la tierra para volver al principio, el lugar más cómodo para ellos.

Vuelven a las guitarras distorsionadas, las voces guturales y los cambios repentinos en apenas dos minutos. Así son ellos, músicos que juegan a ser dioses dentro de un estudio, sin presiones, sin más objetivo que ser ellos mismos, tarea nada sencilla. Rescatan la electrónica, como no, en Applesauce, aderezándola en su justa medida en una reminiscencia clara de aquel Sung Tongs de hace casi una década. Años que no pasan en vano, y que muestran que ellos son capaces de formular una experiencia experimental y mostrar una vez más la misma cara que entonces pero con tintes renovados, sin sonar repetitivos, sin refritos y con esa sensación de perplejidad que dejan temas como Today’s Supernatural, tema que mezcla folk, electrónica, rabia y letras vaporosas.

Seguramente se echen en falta hits identificables, pero hay que tomar el trabajo como un único bloque sólido de sonidos que si no se posee un mínimo de paciencia, puede enmascarar canciones como Amanita o Mercury Man, evitando que asomen con mayor fuerza la cabeza de entre todas. Centipede Hz puede parecer el hermano menos comercial de Strawberry Jam, pero la diferencia radica en la evolución mostrada, con el detalle de Merriweather Post Pavilion de por medio y que sobre todo, las canciones ahora son menos previsibles y más experimentales. Para muestra Wide Eyed.

Calificar a Animal Collective es cada vez más complicado a cada nuevo trabajo. A día de hoy no deja de ser un grupo de canciones pop y folk que las reviste de psicodelia y electrónica y que de vez en cuando nos regala piezas que maduran y evolucionan con el tiempo, descubriendo en cada escucha un nuevo sonido. Ese tiempo que ellos decidieron parar en 2009 para volver a mostrarnos el camino ahora, en un 2012 gris y oscuro. Porque eso son ellos, la luz que seguirá guiando el pop para elegidos y que solamente el tiempo sabrá situar en su merecido lugar.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7,5/10