AND YOU WILL KNOW US BY THE TRAIL OF DEAD – LOST SONGS

Resulta difícil hacer una reseña de un disco de Trail of Dead sin referirse a su aclamadísimo segundo disco Source Tags and Codes de cuya publicación se cumple una década este año. Ese disco supuso para los de Austin, Texas (cuanto tiempo llevaba esperando poder escribir esto) el pasar de un moderado segundo plano dentro del underground al estrellato del indie internacional, merced en gran parte a las lisonjas de la crítica. Matt LeMay escribía para Pitchfork: “Denso, hermoso, intrincado, embrujador, explosivo y peligroso, [Source Tags and Codes] es todo a lo que la música rock aspira”, toma castaña. Y así sucedió que al tiempo que nuestro amigo Matt se estrujaba los sesos en busca de nuevos epítetos el rock independiente de principios de siglo tenía un nuevo protagonista.

Y es que un diez en el Best New Music de la publicación de Chicago pesa lo suyo, y ya se sabe lo que pasa en este mundo, en especial con esta y otras publicaciones igual de mesiánicas: un día es todo adulación y al mínimo tropiezo te meten el estacazo, homo homini lupus y todo eso.

Así pasó con la banda liderada por Jason Reese y Conrad Keely. Si bien el hito de 2002 era calificado como épico y colosal, el gran error de los tejanos fue meterse demasiado en el papel: en sus dos siguientes largos claudicaron ante el prog rock mas sesudo y abstracto y sucumbieron engullidos por su propio barroquismo con canciones histriónicas que rara vez bajaban de los cinco minutos de duración, un coñazo vamos.

Tocaba borrón y cuenta nueva. Tras tocar fondo con el olvidable Worlds Apart comenzaba el lento resurgir de Trail of Dead. Con cada cambio de formación y con cada nuevo disco la banda mudaba de piel explorando nuevos sonidos y sacudiéndose de encima fantasmas del pasado en un pausado proceso de regeneración que por fin parece haberse completado con su octavo trabajo de estudio.

Canciones como Up to Infinity o Pinhole Cameras podrían ser la perfecta banda sonora de la vida de la banda de Reese y Keely, temas ignífugos que arden como la gasolina hasta desaparecer en una gran explosión para volver a nacer de sus cenizas y, de paso, dejarlo todo hecho un desastre.

Por curioso que parezca, parece que sólo haciendo lo que les da la gana la banda ha sido capaz de reencontrarse a sí mismos en este gran disco. Con Lost Songs en lugar de refugiarse en la abstracción y la mística que les solía caracterizar, Trail of Dead encuentran su inspiración en lo mas próximo y mundano: las referencias van desde la crisis económica al discurso político pasando desde las citas a Game of Thrones a la guerra de Siria en el trepidante primer single Catatonic, que recuerda a su abrasivo álbum de 1999, Madonna.

En Lost Songs hay de todo y para todos, buena parte de sentido homenaje a los desaparecidos compañeros de género como Fugazi en Time and again o At the Drive-In en Bring your things y hasta, ¡oh sorpresa! temazos de dos minutos como Heart of wires o la magnífica Lost Songs que, haciendo justicia, da título a un álbum de unos And you will know us by the Trail of Dead despojados de los ornamentos innecesarios que una vez les hicieron sonar espesos y anquilosados.

En resumen queda decir que si el género del guitarreo y el angst no es lo tuyo este va a seguir sin ser tu grupo, pero si eres capaz de dar un voto de confianza y abrirte de orejas a una banda que a pesar de los palos ha sabido rehacerse y volver a hacer canciones de gran calidad, Lost Songs es un disco que disfrutarás.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7,5/10