ALBERT HAMMOND JR. – MOMENTARY MASTERS

Nuestra puntuación

8

7

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS

Siete años ha tardado el guitarrista por excelencia de los Strokes en publicar su tercer álbum de estudio en solitario. Tras ¿Como te Llama?, el neoyorquino de madre argentina e hijo del también compositor Albert Hammond vuelve a la carga con Momentary Masters, publicado el pasado viernes 31 de Julio. Este nuevo material ha ido dejando pistas desde 2014, cuando desde la cuenta personal de Twitter del artista se colgó una foto que mostraba a unos músicos trabajando, y que anunciaba la puesta en marcha de algo nuevo por venir. Bajo el sello discográfico Vagrant Recordsse vuelve a fraguar un disco que confirma una vez más el poder que Albert Hammond Jr. tiene como instrumentalista y compositor. Un artista que deja entrever sus influencias en la forma que tiene de hacer música: The Velvet Underground, The Beach Boys o John Lennon, entre otros. Algo que no cambia en este tercer álbum en solitario es su característica cadencia a la hora de interpretar un solo, toques entremezclados de blues, que le dan ese toque especial de emoción y sentimiento.

35 son los minutos para llenan las 10 canciones que forman el LP. Si hay que sacarle un defecto sería ese. ¡Nos parece muy corto! Sin embargo, es indiscutible que a todas las canciones se les ha intentado dotar de un punto de diferencia con las demás. Podría decirse que Momentary Masters es un disco ecléctico dentro de su género musical, ya que Hammond introduce desde pequeños arreglos electrónicos en Losing Touch hasta sutiles escarceos con el funk en Power Hungry. Sin salirse de la línea que mantiene la banda, se nota un cierto desapego en las formas, pero sobre todo en la manera de mantenerse centrado y así conseguir que canciones como el sencillo que vio la luz hace un tiempo, Born Slippy, vaya de simple a espectacular con melodías entrelazadas e instrumentos superpuestos.

En cuanto a la lírica, se nota el cuidado en la precisión. Podríamos agrupar las canciones entre las que hablan de relaciones tormentosas (Caught By My Shadow, Don’t Think Twice o Coming to Getcha) y las que hablan de los problemas de la fama (Born Slippy o Power Hungry). Sin embargo, se puede leer entrelíneas en muchas de las canciones ciertas dobleces aplicables al estado de los Strokes, como por ejemplo en Touché: “Now that we’re not perfect we have to be good//Now that we’re not perfect it’s misunderstood“, o al menos es lo que nos ha parecido a nosotros. Hagan sus apuestas lectores.

En su carrera como solista se podría confirmar una estabilidad, un álbum que habla de lo malo de forma buena, que (puede que sea por el calor, o porque estamos en agosto) nos recuerda a un álbum veraniego, con canciones y ritmos pegadizos. Hammond, como el colegio, vuelve a la carga con un tour mundial en Septiembre. Por ahora no pisará España, pero sí hay confirmadas fechas en Francia u Holanda. Si nos sorprende o no con una visita, lo que si ha hecho para amenizar nuestro verano ha sido publicar un álbum, que ante todo nos ha confirmado su buen hacer como músico.

Escúchalo aquí: