AGORAZEIN – SIEMPRE

agorazein

Nuestra puntuación

8

7

Como un un malhechor frío y rencoroso, el colectivo Agorazein, que nos entregó varias de las mejores maquetas de hip hop nacionales de los años recientes sin recibir apenas reconocimiento (Love’s, C. Tangana, Agorazein, Kind Of Red…), decidió a finales de 2015 tomarse la justicia por su mano. Tras un extenso silencio con pinitos y amagos, el grupo madrileño se inmiscuyó de lleno en la ola del trap nacional, para variar, con un gran refinamiento y su correspondiente respuesta en redes. Este 2016, con el concierto de San Isidro abarrotado y los sold out de Antón Álvarez (Pucho-C.Tangana) ha sido cuando por primera vez hemos visto el fenómeno Agz atravesar las pantallas de nuestros ordenadores y suceder en la calle. Ayudados por el empujón de otras bandas españolas que ya han sido capaces de imprimir una estética y una cultura en los millenials paisanos, el sonido purista, el elitismo y los subgraves de lo nuevo de Agorazein se han deslizado fácilmente en nuestra pequeña escena.

Siempre es -aparte del mejor álbum de trap en formato tradicional que ha salido en nuestro país- una batida para recaudar fondos por una causa de lo más justa: el talento intacto e infravalorado de Sticky M.A, Fabianni, C. Tangana, Jerv.agz y recientemente I-Ace. Además, los madrileños vienen respaldados por una serie de productores que esperemos obtengan más visibilidad de la que tienen (especialmente Banana Bahía Music). Donde no vas a encontrar –casi- esfuerzo es por supuesto en una sección lírica, reorientada con el objetivo de acercarse a la temática clásica del trap o al neoromanticismo anti-compromiso post digital de una generación desangelada. Pucho y compañía se desmarcan más como unos estrategas inteligentísimos que como unos poetas actuales (dios nos libre). Las excepciones que sí que recorren con más profundidad temas como la trascendencia, la familia o la muerte son curiosamente los mejores temas (y los últimos): Planes, Guadalupe y 100k Pasos. En ellos, C. Tangana y Sticky M.A se reparten el peso para repasar eventos y sucesos que sí que les han marcado.

 Siempre parece además el álbum en el que Sticky M.A ha tomado la batuta creativa, influyendo de forma más clarividente el sonido, que llega más internacional y contemporáneo  que nunca. Las bases de graves profundos, cajas de 808, kicks frenéticos y coros electrizados se asemejan positivamente a las de coetáneos como Young Thug, Yung Lean o Future, que en ocasiones no parecen estar muy lejos de Agz. En esta faceta, se desbanca especialmente el ya habitual Royce Rolo pero también Horror.Vacui y White Noise, que no parecen tener nada que envidiar a soldados de la 808 Mafia como Southside o nuestro compatriota Steve Lean. Chicas, dinero y fama se reparten el peso entre momentos más y menos memorables, de los que cabe destacar Superreservao, Mentira o Lo Mío (obviando los infinitos singles). Siempre es una colección de canciones trap que crean una narración poco coherente pero en la que es fácil sumirse, gracias a su dinamismo y su accesibilidad. Otro punto a su favor; pues este tipo de producciones pueden volverse extremadamente aburridas por su homogeneidad y su sonido electrónico e industrial.

Con un disco sin mucho fondo pero repleto de voluptuosidades en el género y las formas, Agorazein demuestran que les da igual que palo tocar; que con concentración e intención son capaces de hacerlo bien. Ya lo dice C. Tangana en Planes: “me encanta que los planes salgan bien”. Así parece que su nuevo disco es una estrategia más que preparada o con unos objetivos muy específicos. Y aunque no vayan a verse realizados a nivel existencial, los madrileños se darán seguro unos cuantos baños de masas, harán otro tanto de dinero, y pasarán un buen rato, que oye, nunca está demás si no hay nada más.