A PERFECT CIRCLE – EAT THE ELEPHANT

14 años es lo que ha tardado la banda A Perfect Circle para sacar su último disco. Conocidos por ser uno de los primeros supergrupos con miembros de Tool​, NIN​, Queens Of The Stone Age ​o Marilyn Manson​, así como un fanbase muy importante. Las expectativas llevaban tiempo siendo muy altas, en los foros no se paraba de especular y la gente esperaba ganas este nuevo disco.

Una de las primeras cosas que sorprende de este esperado álbum, es la disparidad de opiniones que generará. De buenas a primeras, es un disco al que hay que darle varias escuchas para interiorizarlo. Esto a veces es bueno y otras veces no tanto. Lo primero que notamos de este trabajo, es como el grupo se ha intentado instaurar en los sonidos contemporáneos y en muchos momentos, la jugada ha generado algo desconcertante. Esto sucede con temas como Get the lead out.

Hay que tener en cuenta que después de llevar tanto años sin sacar un trabajo, las expectativas y exigencias son muy altas. APC no ha perdido su esencia melancólica y el gran trabajo vocal de Maynard James Keenan​. En la canción que abre y da título al disco, Eat The Elephant, una progresión sencilla teñida por este gran trabajo del frontman de Tool​. Aún así, una manera un poco inesperada de empezar un disco, con un tema bastante lento y nostálgico.

En momentos del disco volvemos a la esencia del conjunto. En Hourglass, parece que regresamos a los orígenes de APC​. La voz de Maynard experimenta con distorsiones y el uso de vocoders. El componente instrumental se acerca al industrial y a lo alternativo, lo que más distrae es el uso del vocoder. Maynard parece que intente adaptarse a lo contemporáneo, como comentaba anteriormente y salirse de su zona de confort. La mayoría del álbum se compone de canciones que están entre los cuatro y cinco minutos. Por eso es un disco de esos que a la primera no entra y hay que darle varias escuchas. En algunos momentos se peca de repetición, solo pequeños cambios que alteran un poco la canción.

En Feathers se vuelve a notar el gran trabajo vocal de Maynard​, parece de lo más destacable del álbum. Pero una de las primeras cosas que notas al escuchar el disco, es la desconexión que hay en el tracklist. Canciones que despistan como Get the Lead Out, un tema con un ritmo cercano al rap, con el uso de voces con el pitch bajado. Una vez más, no sabemos si con temas así la banda quiere adaptarse a lo que se está haciendo actualmente. Momentos con algo similar a un scratch, que hacen plantearnos si es bueno que pasen tantos años sin sacar un disco. Sorprende que una banda de su calibre, utilice elementos más propios de otros géneros. No es un reproche a la experimentación y a la libertad creativa, es sentirte un poco perdido y confuso cuando aparecen canciones así.

El disco genera una dualidad, por una parte están los temas como Disillusioned, The Contrarian o The Doomed. Que te llevan a la esencia del grupo, fuertes cargas melódicas y rítmicas, adornadas con los particulares punteos de Billy Howerdel​. Pero luego aparecen canciones que vuelven a romper con este espíritu, como So Long, and Thanks For All the Fish. Un tema que no parece para nada de APC y recuerda a bandas indies, con ese bombo marcado que incita a seguir el ritmo con palmas.

Una de las cuestiones que más preocupaba a los fans y a la crítica, era si este trabajo estaría a la altura. Da la sensación que el álbum posiblemente convencerá a sus fans, pero tiene bastantes elementos para que se sientan un tanto desorientados. La duda es si dejará indiferentes al nuevo público de APC​. Eso sí, la producción del disco es impecable, las mezclas están realmente pulidas. Pero esto suele ser lo normal en un grupo con músicos tan experimentados y con tantas horas en el estudio. Quizás se extraña a los APC de antes, o quizás es un disco que debería haber salido unos años atrás.

5.5
5.5
Más de Cristopher Ruiz

AMEN DUNES – FREEDOM

Freedom es el cuarto álbum de Amen Dunes, un proyecto capitaneado por...
Leer más