THE CURE – DISINTEGRATION

Disintegration de The Cure fue el octavo álbum de estudio de la banda inglesa, publicado el 2 de mayo de 1989. A pesar de lo que muchas personas creen, Disintegration no fue construido con las bases de un escozor amoroso de Rober Smith. El álbum se desarrolló posterior al matrimonio de él con su novia de siempre. Este álbum está considerado como el mayor logro artístico de la banda, su más importante éxito en ventas y uno de los álbumes más importantes de la música contemporánea.

LA MÚSICA EN DISINTEGRATION

Se podría debatir la idea de que Disintegration es un álbum netamente gótico. Sus orígenes, aunque obviamente proceden en su mayoría del post punk, también provienen de otras fuentes. Es clara la influencia de Bauhaus y de Siouxsie en el sonido sobre todo de las guitarras, la temática y las voces etéreas. También es importante resaltar la influencia de Cocteau Twins o This Mortal Coil, y sobre todo del sonido de la nueva banda favorita de Robert Smith para esa época: My Bloody Valentine.

El predominio de esta especie de shoegaze-a-la-the cure, se percibe en las murallas de sonidos de sintetizadores y guitarras, que sirven de telón a ciertos pasajes de canciones como en Closedown, en Last Dance o en Fascination Street. Este sonido impecablemente acoplado a la característica voz de su cantante, la cual fluye entre los instrumentos (otra característica del Shoegaze) y que es presentada en esta oportunidad como otro instrumento más.

Las guitarras están en momentos en diálogo con el sonido de los sintetizadores, en otros hacen eco de la percusión y las líneas de bajo profundas. Hasta ese momento The Cure no había hecho un uso tan generalizado de efectos en las guitarras. Esto fue también un efecto del peso sobre la composición que ejerció el álbum Isn’t Anything de MBV en Robert Smith (este álbum fue lanzado un año antes que Disintegration).

El sintetizador también adquiere acá un papel sumamente relevante. Este álbum esta empapado de ambientes cavernosos y melancolicos a lo largo de todas las canciones. No hay espacios en que los sintetizadores no se encuentren protagonizando el sonido, ni siquiera en canciones enfocadas a la guitarra como Fascination Steet o Disintegration.

Simon Gallup fue uno de los fundadores de la banda al lado de su amigo cercano Robert Smith. El sonido que aportó con su bajo siempre fue clave para la profundidad de las canciones, decantado generalmente hacia lo gótico. En este álbum su función es imprescindible: no se podría imaginar Closedown sin su intervención acertada, Fascination Street carecería de la fuerza que pretendía inyectársele en su composición, o la batería en Untitled sonaría incompleta. Es muy acertada la forma en que el bajo de Gallup se adapta perfectamente a ese particular y nuevo sonido que significo para The Cure el Disintegration.

En cuanto a la percusión, esta se asemeja mucho a lo que ya había hecho la banda en sus primeros álbumes (Faith, Pornography, Seventeen Seconds). Su función es la de darle una imponente estructura a las canciones y la de mantener la línea entre las improvisaciones recurrentes de las guitarras y las armonías del sintetizador. Esto se consiguió, muy acertadamente, con un sonido de percusión basado en golpes secos y profundos; lentos, fuertes y repetitivos.

La voz, aunque con sus características de siempre, lleva un papel mucho menos protagonista. Más bien, como comentamos arriba, es otro instrumento, y su volumen no es tan alto como en el de entregas anteriores. Siempre está prologada por instrumentaciones que van haciéndole una antesala distraída. Siempre he considerado que Disintegration podría haber sido un álbum instrumental, obviamente, sin negar todo lo que la voz de Robert Smith y sus letras le aportaron.

TEMÁTICA Y LETRAS

Disintegration es un álbum de desamor (Pictures of You), de soledad (Closedown), de dolor (Untitled), de despedida (Last Dance), de depresión (Homesick), de sueños macabros (Lullaby), del sentimiento de pérdida (Prayers For Rain); pero sobre todo, del paso del tiempo que “desintegra” los sentimientos y las emociones (Disintegration).

Para lograr esto, Robert Smith se embarcó en una claustrofóbica odisea compositiva, despreciando su etiqueta de “estrella de rock”, que había adquirido gracias a pasadas canciones comerciales (casi siempre temas alegres: Close To Me, Just Like Heaven, Why Can’t I Be You?). Su encierro auto-impuesto tenía como finalidad reencarnar sus sentimientos más oscuros y su visión más humana de sí mismo y de sus relación con los demás.

Este experimento del artista debió presentársele desafiante y complejo, ya que había recién contraído matrimonio con su novia de toda la vida y pasaba por momentos prósperos tanto emocional como profesionalmente. La colisión de las dos fronteras emocionales de Robert Smith está perfectamente dibujada en Love Song, que se dice fue el regalo de bodas para su esposa, pero que a su vez mantiene ese sonido cínicamente triste del álbum.

Es también oportuno mencionar que el sentimiento de pérdida eminente a través de Disintegration no solo puede ser tomado monotemáticamente. Dicha pérdida engendrada aquí como una noción de la partida de alguien podría denotarse como una metáfora de lo que se pierde mientras vivimos, de las emociones que se desintegran al pasar los años (como la inocencia o la ingenuidad). La visión de abandono y la agorafobia de Disintegration van mucho más allá de la simple tristeza por el desamor: “How the end always is”.

No obstante, alternando con esta idea, Disintegration habla en demasía de una relación sentimental que fracasó, pero la dimensiona más allá del simple dolor. Es más bien una proyección de nuestra dificultad para relacionarnos y de nuestro sentido humano de destruir todo en la medida en que somos incapaces de permanecer en un solo estado por demasiado tiempo: “…if only I’d thought of the right words, I could have held on to your heart, if only I’d thought of the right words, I wouldn’t be breaking apart, all my pictures of you…” Disintegration es el mejor álbum para relatar los difíciles momentos posteriores a una ruptura, un final inesperado y el sentimiento de todo lo que pudo haber sido.

RECEPCIÓN, CRÍTICA E INFLUENCIA

Disintegration es parte de la trilogía insigne de The Cure: Pornography (la autodestrucción que lleva al dolor), Disintegration (el dolor que lleva al olvido) y Bloodflowers (los recuerdos que llevan al dolor), los tres álbumes temáticos.

Su acogida fue excelente, tanto por la crítica como por sus seguidores y es hasta ahora el más vendido de la banda. Es considerado uno de los mejores álbumes de la música contemporánea tanto por publicaciones británicas (NME, Q Magazine, Melody Maker) como por revistas especializadas americanas (Rolling Stone, Spin). Su valor ha sido descrito como un puente entre el floreciente periodo del Post Punk y el inicio de la música alternativa (de la cual fue inspiración para infinidad de bandas: The Smashing Pumpkins, Nine Inch Nails, Beck, Deftones…)

Es también importante mencionar la influencia cultural que tuvo Disintegration. Artistas como el director Tim Burton, el actor Sean Penn o Johny Depp han citado a este álbum y la estética de Robert Smith como sus inspiraciones primarias en muchas de sus obras (Depp en El Joven Manos de Tijera, Sean Penn en Este Debe Ser El Lugar y muchas de las películas de Tim Burton). Por ultimo, siempre vamos a recordar cuando Kyle Broflovski de South Park dijo que “¡Disintegration es el mejor album de todos los tiempos!”.

Más de Fernando Guerrero

Se reeditará en vinilo la trilogía de Berlín de David Bowie

La mítica “Trilogía de Berlín” (Low, Lodger y Heroes) de David Bowie...
Leer más