DIARIO DE GRABACIÓN: Modelo de Respuesta Polar (IV)

modeloderespuestapolargrabacion1-600

Día 4: Voces y demás problemas

La semana de grabación se me estaba haciendo especialmente larga por el hecho de estar pendiente de no forzar la voz y de llegar en condiciones al día en que me tocara grabarla. Había estado hablando previamente con unos amigos acerca de lo pesado que era estar pendiente de estas cosas y de lo fácil que es descuidarse y coger algo con tanto aire acondicionado y cambios de temperatura.

Parece que todo había salido bien y me dirigía hacia el estudio donde ya estaba Carlos montando todo lo necesario para las voces.

La sesión empezó de una forma un tanto peculiar. Como ya habíamos comentado, pretendíamos grabar en directo el tema Estimado V Fran y yo tocando en la sala con dos guitarras. De modo que nos dispusimos a ello. Todo este tipo de variaciones y pruebas raras, nos motivan mucho e intentamos estar concentrados para que todo salga como es debido. No fue difícil entrar en materia y a la segunda toma se nos pusieron los pelos de punta a todos, de modo que ya teníamos la pista buena. Estábamos muy contentos de como había quedado.

Una vez calientes, empezamos a grabar voces. Siempre me había resultado un poco extraño eso de plantarme delante de micro sin guitarra ni nada y ponerme a cantar, pero esta vez, me sentía a gusto. Empezamos por aquellos que requerían una actitud un poco más pausada y después nos pusimos con los más complicados en cuanto a tono y fuerza.

Fue inesperadamente rápida la sesión ya que en la mayoría de los temas, quedábamos contentos con la segunda o tercera toma. De hecho a partir de la tercera, siempre perdía un poco la concentración y las interpretaciones perdían credibilidad. Mientras yo grababa voces, Fran y Carlos daban su opinión y se decantaban por una toma u otra. Coincidimos en prácticamente todas, de modo que salimos muy satisfechos del estudio.

Después de un par de semanas cuidándonos de no salir mucho, era un buen día para celebrar que la grabación estaba llegando a su final. Nos tomaríamos la mañana siguiente libre y por la tarde nos dedicaríamos a meter algún arreglo extra y retocar pequeños detalles en guitarras y bajos.