DIARIO DE GRABACIÓN: Modelo de Respuesta Polar (III)

modeloderespuestapolargrabacion2-600

Los chicos de Modelo de Respuesta Polar nos siguen contando cómo va la grabación de su EP. Vamos con su relato de esta semana (y esta vez hasta nos mandan un video).

Día 3: Toda la madera

A la mañana siguiente nos levantamos un poco más resacosos de la cuenta debido a una cena entre semana de esas que te trastocan los planes. Ideal para andar grabando guitarras a todo volumen. Sin tiempo que perder, a eso de las 11 nos volvimos a poner manos a la obra, esta vez Carlos y yo solos en el estudio. Sin apenas hablar, empezamos a trabajar a piñón fijo y en un par de horas habíamos acabado con todas las pistas que me quedaban por grabar. Disfruté bastante tocando algún tema en particular, como El ansia y Manual de salto. Son temas con un par de momentos de tensión muy emocionantes, y cuando grabas uno de éstos acabas exhausto. Es uno de los placeres reservados para unos pocos y siempre piensas lo afortunado que es uno de poder tocar un instrumento.

Una vez acabado con lo mío, dejamos todo microfoneado para empezar por la tarde con las guitarras de Fran. Momento ideal para comer rápido y hacer un poco de siesta en el sofá del estudio. A las 16:00, cafetito y otra vez adentro. Habitualmente, se suelen grabar las guitarras al lado del ingeniero y con el amplificador atronando dentro de la sala, pero esta vez Fran tenía que sacar una serie de sonidos que sólo se consiguen tocando cerca del ampli. Con lo que le tocó grabar muchos de los temas metido en la pecera dejándose los tímpanos. No obstante, el resultado fue bastante satisfactorio, y las guitarras empezaban a coger texturas muy bonitas y un sonido muy realista. Algo que andábamos buscando desde el principio en esta grabación.

Con esto, ya teníamos todo el grueso de la instrumentación más o menos metido y dispuesto para empezar a trabajar con voces. Días después retocaríamos alguna guitarra y el bajo de algún tema con los que no habíamos quedado del todo contentos. A la mañana siguiente tocaba empezar con las voces y no convenía quedarse trasnochando mucho.