Crazyminds Opina: Vuelve Bowie con “Where Are You Now?”. Te lo contamos

Quien menos esperábamos que lo hiciera y lo tenemos de vuelta. Tal como se fue, regreso el duque blanco. Sin avisar. La sorpresa la compartimos todos en la redacción de Crazyminds. Lo que opinamos sobre el tema con el que ha vuelto ya es otra historia. ¿Qué nos ha parecido Where are you now?? Aquí te lo contamos…

Juanma Sanz: Bowie regresa y eso ya es un premio. Para mi, los acordes jazzy y la cadencia vocal hacen maravillas en esta canción. Quizás de un single se espera algo más marchoso y directo pero a un genio se le permiten ciertos privilegios. 7/10

 

Jordi Teixidó: Quizás estamos ante la canción más madura de Bowie. Una reflexión en voz alta llena de nostalgia sobre la época en la que estuvo viviendo en Berlín y, de paso, sobre el devenir del tiempo. Con sus 66 años y una biografía realmente envidiable, este hombre de las mil caras y las mil y una vidas, nos sorprende haciendo una canción que habla tanto de él, como de nosotros, de los mejores años de nuestra vida.

Si bien, parece ser que esta canción es una rara avis dentro de un disco donde predominará el rock, a mi me parece una tarjeta de visita inmejorable, por ser un excelente canción, y por todo lo que no está en ella, su significado como retorno del gran David Bowie. 8/10

 

Dani Poveda: La vuelta de un genio siempre es buena noticia, aunque la canción que nos ha adelantado se me antoja muy melancólica tanto en lo musical como en lo que a letra se refiere. Es verdad que lo que ha caracterizado al duque blanco son sus dos caras, una más rockera y una más calmada y nostálgica. Para empezar nos ha enseñado esta última. En definitiva, un bello tema, algo tristón y empeorado por el horroroso vídeo que le acompaña. 5/10

 

Marta Fort: El que menos esperábamos que volviera, lo hizo. Y lo primero que nos quiere transmitir con una canción como esta es algo tan sencillo como que está mayor, sí. No hay ganas de movimiento, sino de calma, de sosiego, de clasicismo. A primera escucha resulta un tanto desconcertante, no es para nada lo que esperábamos de él. Pero con las escuchas consigue quedarse en nuestra cabeza rápidamente, y finalmente nos atrapa. No sabemos qué tiene, pero el duque nos ha vuelto a conquistar. A ver qué más quiere ofrecernos. 7/10

 

Álex Vidal: Aun prescindiendo del mito (y la mitomanía que parece haber prendido en los medios; recordemos que Bowie es autor también de no pocos bodrios), hay que reconocer la consistencia de esta nueva composición: una renovación del sonido europeo, que actualiza la magia de su época berlinesa con una producción recia y pulcra; Bowie tan actual como si hubiese surgido al mismo tiempo que Arcade Fire. Talento, se le llama. Y augura un disco suculento. Ojalá. 9/10

 

José Luis Zafra: ¡David Bowie saca nuevo single! ¿Qué querrá contarnos ahora el hombre que vendió el mundo? Parece que ha estado en Berlín y que estuvo perdido. ¿Dónde estamos ahora? ¿Será una pregunta literal o está haciendo una especie de reflexión sobre su carrera artística? La verdad es que anunciar un disco ahora es bastante sorprendente después de diez años sin publicar nada nuevo. Lo hará con un cartelito en el que se lee Next Day (título del álbum) tapando la portada de Heroes. ¿No se sentirá cohibido a estas alturas? Así lo parece nada más arrancar el tema Where Are We Now? Falto de chispa, lento y soporífero. Vale, es demasiado castigo decir todo eso. Por eso también hay que comentar que no está falto de belleza con esa voz tierna aunque algo añeja y la pieza de piano que endulza la canción. Acercándose al final se hace más fuerte y pegadiza. Se espera más de un genio como Bowie y se comprobará cuando podamos escuchar el disco por completo. Esperemos no haberlo perdido para la causa. 6/10

 

Paula Martín: Boquiabiertos es la palabra con la que nos ha dejado a todos David Bowie. Tal y como se fue, ha vuelto. Es decir, sin avisar. Y es que, tras diez años de silencio, vuelve regalándonos Where Are We Now?, un adelanto del álbum que verá la luz en marzo de este año. Una canción que, en su primera escucha, parece no transmitir nada. De tónica lenta y algo pegadiza, que sigue un patrón bastante sencillo a la vez que nos muestra la voz más anciana de Bowie.

A medida que aumentan las reproducciones, la concepción sobre la canción cambia, ya que los acordes melancólicos y el ritmo tranquilo y apasionado nos va mostrando una canción perfectamente estructurada, con una coda final que pide volver a ser escuchada. Probablemente esta no sea la mejor del disco, y Tony Visconti y Bowie se estén reservando para llevarnos de nuevo a los mejores años de su carrera. Espero impaciente. 8/10