Yann Tiersen en Barcelona

Yann Tiersen BCN

Foto: Román De Arquer


8 de mayo 2014

Teatre BARTS
15º Banc Sabadell Festival del Mil·leni

Yann Pierre Tiersen arrancó ayer noche en Barcelona la gira mundial de su nuevo disco ∞ (Infinity) que saldrá a la venta el próximo 19 de mayo. Todo un honor para la ciudad condal poder ser la primera en acoger a este gran talento, conocido, sobre todo, por componer la banda sonora de la película Amélie. Pero el sonido de Yann Tiersen va más allá de esa armonía clásica y minimalista, tal y como demostró ayer durante su concierto en el Teatre BARTS además de en sus otros trabajos discográficos.

No fue la noche perfecta que uno habría deseado. Llorer, un grupo local de Barcelona, tuvo la difícil tarea de amenizar al público de cara al concierto del esperado Yann. Ellos sonaron bien sorprendiendo con temas apetitosos pese a tener en frente un público excesivamente locuaz, gallinero style. Se les faltó un poco al respeto, pero los teloneros con menor reconocimiento saben los riesgos que conlleva y que al menos un sector del público sí quiere disfrutar de lo que van a ofrecer. Pasado el mal trago, el turno era para el francés que iba acompañado de otros cuatro músicos además de una chica que se encargó de dar voz a uno de los temas iniciales. Lo más sorprendente es que parte de los espectadores aún seguían dialogando como si nada, por lo que el mal trago permaneció durante un tiempo. Aunque por suerte cada vez fue a menos.

En la primera parte del concierto Yann y lo suyos se centraron en temas del disco que presentaba, entre los que sonó el single A Midsummer’s Evening. Canciones cargadas de variedad instrumental que pusieron a prueba las habilidades del francés. Demostró su dominio manejando desde la guitarra, el piano o el violín hasta el sintetizador, la flauta o el xilófono entre otros. Fue realtivamente sencillo dejarse llevar y sumergirse en la sonoridad de sus temas, pero se echó en falta que quizás alargase algunos de los más breves o que incluso introduciese  algún enlace entre canción y canción para prolongar el trance. Tanto corte y cambio de posición/instrumento dificultaba esa armonía tan característica en la música de Yann Tiersen. Pero al ser el primer concierto de la gira (a excepción del bolo secreto que dieron hace unos días en una playa de la Bretaña Francesa) se lo podemos achacar a la falta de rodaje. Con suerte esto lo irán puliendo poco a poco.

Aquellos que deseaban gozar de la banda sonora de Amélie se quedaron con las ganas, salvo la maravillosa La Dispute que nos obsequió el artista. Inició el tema en solitario con su violín y prosiguió al frente del piano, mostrando su cara más polifacética y ganándose los apasionados aplausos del público. A parte de ese clásico también hizo vibrar a la sala con otros temas más recientes como The Gutter o Cascade Street.

Durante la hora y poco que duró el show hubo constantes cambios de ritmo, y tras un bis con 7PM y Till The End que parecía indicar punto y final, el conjunto volvió a aparecer en escena para acabar con una melodía corta pero frenética antes de despedirse entre aplausos, sonrisas y los “muchas gracias” que repitieron al público.