Viaje atrás en el tiempo con el Dog Man Star de Suede

SUEDE

Fecha: 25 de mayo de 2011.

Lugar: Teatro Olympia (Dublín)

Desde Crazyminds nos desplazamos la semana pasada a Dublín a ver uno de los acontecimientos más esperados de los últimos años. Suede, una de las bandas más importantes e influyentes de los años 90, se juntaban tras su reunión el pasado 2010, para dar una serie de tres conciertos que englobarían, respectivamente, sus tres primeros álbumes. Poder escuchar Suede, Dog Man Star y Coming Up en riguroso orden y en su totalidad era algo que no nos podíamos perder y, ya que era imposible cubrir todos los conciertos, elegimos asistir al segundo y tercer álbum de la banda de Londres.

Dog Man Star, posiblemente uno de los discos más épicos, oscuros y brillantes de la historia de la música británica, suena maravilloso en directo. La banda, con un recuperado Neil Codling al teclado y a la guitarra, y con un Brett Anderson que parece que ha hecho un pacto con el diablo, suena tan increíble como siempre. Si a eso le sumamos la posibilidad de presenciar canciones que un servidor lleva metidas tan dentro como Heroine, The Wild Ones, New Generation, The Asphalt World o Still Life, la velada no podía ser calificada nada más que de histórica.

Una noche fría y un escenario mítico como el Teatro Olympia de Dublín nos hacía retrotraernos a ese 1994 en el que se publicara esta maravillosa obra. Si bien es cierto que los irlandeses son un poco distantes a veces, Brett supo llevar a los asistentes a su terreno en cada momento. Y es que el estado de forma de estos cinco músicos es espléndido y las canciones del álbum, como el buen vino, envejecen a mejor. La voz de Brett suena joven y enérgica y sus bailes son tan exquisitos como siempre, la sección rítmica es potente y segura y al guitarrista Richard Oakes parece que los años de in pass le han sentado de maravilla. Y qué decir de Neil Codling. Con su pose calcada a la de 1996 y acompañando con la guitarra en aquellas canciones en que no se dedicaba al teclado… Por un momento parecía que los años no habían pasado.

Tras la representación del Dog Man Star, los bises nos depararon auténticas joyas como las caras B Whipsnade y Killing of a Flash Boy o hits del primer álbum como So Young, Metal Mickey y Animal Nitrate. Si tengo que poner un pero es el que no se tocaran My Dark Star como habían hecho en Londres la semana anterior. Y es que no se puede pedir más a una noche que rayó la perfección. Bueno sí, quizás volver a 1994 y que Bernard Butler hubiese sido el guitarrista por esa noche.