Tulsa embelesa a los Big City

TULSA

Lugar: Club Astoria (Sala Nasti) Madrid

Fecha: 7 de Abril de 2011

Fotos: Laura Pérez Calle

En un mundo de fachadas, resulta admirable la cercanía de una artista como Miren Iza. Recién llegada de su visita a Nueva York y al SXSW norteamericano junto a su banda Tulsa, la vasca es capaz de poner los pies en la tierra y regalarnos un concierto a solas con su guitarra, frente apenas una treintena de amigos.

Ni con esas la cantante pierde su fuerza y garra. Comenzando por Sólo me has rozado, canción que, con su aroma de western tejano, daba nombre a su primer trabajo largo. Y siguiendo con temas como Algo ha cambiado para siempre o Te ofrecí, de su último trabajo. Tiene la artista la capacidad de hipnotizarnos con su voz, dejarnos clavados frente al escenario, esperando al próximo giro de unas letras que nunca son lo que parecen. Historias de príncipes y princesas, de taberneros y personajes bíblicos, que se cruzan en Espera la Pálida, su segundo álbum. La voz de Miren Iza, cálida, con un punto macarra, juguetea entre guitarras fronterizas, que huelen a polvo y arena. Hasta que llega Barro, que con su relato de partidas y regresos puso a alguno al punto de la lágrima. Terminaba Miren Iza su repertorio con Tus Flores, dejando que Francho, batería de Big City, redoblara la fuerza de un tema que demuestra que lo de Tulsa es algo más que simple folk-rock.

Otra cosa distinta fue lo de Big City, impacientes por presentar sus nuevas canciones. Se saben los zaragozanos poseedores de una carta ganadora, de un gran disco, redondo, de esos que te arrancan una sonrisa al ver como un grupo ha sabido esperar para llegar hasta donde están. A las primeras de cambio atacaban con Poland y Ghostbusters, dos temas sacados de este Celebrate It All.

Y a las primeras de cambio se notaba cómo están los aragoneses preparados para nuevos retos. Quizás este sea el disco que les abra las puertas del público, a pesar de su complejidad, su elaboración minuciosa, que reta a los que les colocaron en la cesta del rock americano. Ahí está The Split End, que oscila entre el clasicismo y las montañas de electricidad. Ahí está She’s a Gem, que con su crescendo final pone en alerta todos los sentidos.

Al frente de todo Javi, vocalista, guitarra, teclados, maestro de ceremonias y otras mil cosas que no cabrían en este crónica. Le faltaba escenario al artista, que a ratos se salía con ese vozarrón potente y a ratos se ensañaba con su guitarra, en esos pasajes instrumentales en los que la banda cada vez se siente más a gusto.

No podían faltar Finland y The Smiths, las dos perlas de rock vitaminado que sirven de carta de presentación a Celebrate It All. Guitarras directas, estribillos pegadizos y teclados voluminosos, para dos singles que pueden ser el billete de entrada de Big City al gran público indie. No parece importarle esto mucho a los zaragozanos, empeñados en ir paso a paso, sin las prisas que a veces conlleva el éxito.

Con lo deberes hechos, volvía a subirse Miren Iza al escenario para una última canción en la que la fiesta del rock americano salía a flote. Si en el pasado Big City han teloneado a grandes de la escena del otro lado del Atlántico como The Posies o Wilco, hoy la banda maña ha adquirido la mayoría de edad con un estilo propio, que bebe del sonido norteamericano, pero también del pop alegre y hasta de la psicodelia. Habrá que estar atentos a como se desenvuelven los zaragozanos en plazas más grandes que la pequeña sala Nasti.