Tropic Of Cancer: coldwave ensoñador y macabro

El viernes 23 de febrero, en el marco del ciclo DNIT, organizado en los espacios del Caixaforum en Barcelona, tuvimos la oportunidad de disfrutar –directo desde Los Ángeles, California- del coldwave de Tropic Of Cancer, proyecto en solitario de Camella Lobo, y que en directo cuenta con el apoyo de Taylor Burch en la guitarra (integrante de la agrupación de gótico/lo-fi, DVA Damas).

Tropic Of Cancer llegó a Barcelona para interpretar los temas de su último álbum Restless Idylls, lanzado en 2014 a través del sello Blackest Ever Black, y que la consolidó como una de las figuras más relevantes de la escena internacional, gracias al minimalismo de sus composiciones con texturas que permiten desvelar matices mucho más profundos y que se acercan, quizás involuntariamente, al ambient y/o al drone.

El show estaba pautado para las 22:00, pero problemas de sonido retrasaron el inicio del recital casi 15 minutos. Finalmente, los primeros acordes de Plant Lilies at My Heads, la voz gruesa y lúgubre de Camella, la presencia severa y metódica de Taylor, aunado a una iluminación contrastada y casi espectral, sentaron el precedente de lo que vendría a continuación: un paseo por casi todos los temas incluidos en Restless Idylls, así como un par de canciones de The End of All Things, su álbum de 2011.

A pesar de contar con un repertorio capaz de transportarnos a un escenario de ensueños oscuros y macabros, la presentación de Tropic Of Cancer careció de espíritu. En términos generales, el sonido le jugó una mala pasada a Lobo, resaltando los aspectos menos glamorosos de su propuesta y los problemas técnicos volvieron hacer de las suyas casi al final de su presentación (reduciendo el directo a casi 45 minutos y no una hora como estaba pautado originalmente).

Asimismo, la distribución del escenario y el juego de luces no permitieron disfrutar de uno de los elementos fundamentales de Tropic Of Cancer: el gran trabajo visual del artista y director portugués Pedro Maia, y cuya propuesta gráfica complementa a la perfección la suerte de “existencialismo romántico” por el que se pasea Camella en cada uno de sus temas. La música y el arte van de la mano y, en este caso, ni la iluminación, ni la ubicación del escenario fueron pensadas para aprovechar este concepto.

Sin embargo, Tropic Of Cancer es, sin duda, una de las artistas más interesantes de esta nueva edición del ciclo de música electrónica DNIT. Además de ser considerada una de las figuras más relevantes de la escena minimal y coldwave actual, Tropic Of Cancer derrocha presencia escénica y su propuesta ha demostrado una evolución constante. Claramente la experimentación musical y las influencias están generando un estilo que Lobo domina a la perfección.