The Bigott Show en la Sala X

Bigott Sala X
Bigott

El maño Borja Laudo y su banda Bigott volvieron a tocar en Sevilla más concretamente a la Sala X para presentar su noveno disco de estudio, Candy Valley que ha sido grabado en esta ocasión en el studio  G de Los Ángeles junto a Izak Arida (The Memories).

Primeramente abrieron el concierto como teloneros los madrileños The Amsterdammers, banda emergente formada por cinco componentes que pese a su juventud ya saben lo que es tocar en grandes festivales como el Mad Cool.

El concierto fue breve pero intenso, la banda nos deleitó con los temas de sus dos Eps, Early TwentiesThings we all should know y un estilo muy variado que recordaba a grupos americanos como The Strokes, Interpol o el folk de Beirut al emplear el ukelele en algunas canciones.

Después de un primer buen concierto de The Amsterdammers que supo a poco, llegaba el turno de escuchar las canciones de Bigott y su Candy Valley. Con una vestimenta un tanto peculiar salía a escena el divertido Borja Laudo bajo una capa dorada, gorra y pantalón corto y junto a él su banda junto a un curioso fondo de colores en el que se podía leer la frase The Bigott Show. 

Y así comenzaba el show con Bigott sentado en un taburete y un temazo como es She is my man clásico de su disco fin, al que le fueron sucediendo temas de sus últimos discos, Pavement Tree, My Friends are dead, apple girl, she´s gone que se mezclaban con las nuevas composiciones de Candy Valley temas cortos de poco más de tres minutos a los que nos tiene acostumbrados el zaragozano en los que destacan las melodías de las guitarras, con un toque lo-fi como en Don´t stop the dance . Todo esto aderezado con el humor del maño que entre canción y canción soltaba un “yeah” al público allí presente con sus graciosas muecas.

También hubo tiempo para que otros miembros de la banda nos sorprendieran cantando alguna canción como es el caso de la bajista Clara Carnicer en un tema algo más tranquilo como es Even if you don`t know why o el batería que también se animó con un tema e intercambió su instrumento por la guitarra de Bigott y este a la batería todo un show como indicaba la tela del fondo.

Tras estos temas algo más lentos y melancólicos y ya con Bigott de vuelta a la guitarra y voz regresó la energía rock de temas como Strangers by The Wall o Don´t Know Why  de Candy Valley al que se sumaron temazos clásicos como Cannibal Dinner con un público entregado que no paraba de bailar.

Llegaba el final pero el excéntrico Bigott no quería irse, se encontraba agusto con sus bobadas y su graciosa jerga mientras tocaba una y otra canción. A lo que se despidió con un par de bises la deliciosa Moving On y una versión algo surf del Poupee de cire, Poupee de son de France Gall, cantante francesa que ganó el festival de Eurovisión con dicha canción en el año 65.

En definitiva fue una divertida noche de rock & roll en la Sala X en la que disfrutamos por todo lo alto con las grandes canciones de un artista original que no deja indiferente a nadie con su peculiar estilo y sus ganas de agradar al personal.

Escrito por
Más de Pablo Andrés

El festival En Órbita presenta nuevas confirmaciones

El festival En Órbita acaba de presentar una nueva tanda de confirmaciones en el...
Leer más