Talisco en Madrid: Sin etiquetas

Talisco - crazyminds.es

Tenemos la tendencia a etiquetar todo en la vida y a veces la vida nos sorprende, desprendiéndose de los estereotipos habituales. Talisco es posible una de esas cosas que no se puedan encorsetar fácilmente, que traspasa un poco los cánones y encima te deja buen sabor de boca.

Parece que siempre tenemos que comparar con otras bandas para poder definir un sonido pero también hay propuestas muy individualizadas que bien merecen no ser tan cerradas como la que nos presentan los franceses liderados por Jérôme Amandi y sus colegas de grupo, a la guitarra y batería además de otros utensilios electrónicos.

No es tarea fácil ganarse a la audiencia española un miércoles laborable y además con frío polar incluido pero fuimos unos jabatos y decidimos valorar qué había detrás de esta formación francesa, tan viajada, tan actual, tan cualquiera de nosotros. Aunque aún no han tenido la oportunidad de lucirse en España, ya han pasado por célebres escenarios como el del Sonorama Ribera. Pero sí, esta era su primera ocasión de debutar en sala, al desnudo y sin resguardo, dentro del ciclo SON Estrella Galicia.

Unos pocos avispados se reunieron pero damos fe que los que estaban venían muy motivados por la presencia del grupo galo, nos gusta ver que posiblemente en futuras visitas esto crezca. Para los más despistados, venían a presentar su segundo trabajo de estudio bajo el título de Capitol Vision. Un disco que no puede ser encuadrado porque toca muchos palos, desde un soft folk hasta la electrónica más sutil y es que ellos mismos así lo desean, en no ser etiquetados en un género, sino ser partícipes en especial de ninguno y poder generar el sonido hacia donde quieran en este momento.

El resultado en directo es muy espectacular ya que se manejan muy bien en perfecta comunión con lo analógico y lo electrónico, sabiendo crear momentos muy especiales como en Thousand Suns donde juegan con acierto esta ventaja competitiva o Monsters and Black Stones que nos trasladan a sonidos estivales y más sintéticos. Estamos seguros que en algún momento darán el pelotazo veraniego, lo vemos venir, canciones como The Wish que tanto nos recuerdan a Foster The People o Foals, les van a llevar a donde ellos quieran llegar.

No podemos dejar de mencionar la vitalidad y infinita amabilidad de Jérôme y sus músicos, emocionados y entregados en cuerpo y alma, algo que a veces echamos en falta: humanidad. Al final la música es arte creada por humanos y en ocasiones se dispersa esta unión. Pero no, ellos además de demostrar que tienen un altísimo nivel musical, mucho más allá del hit The Keys, la más coreada de la noche y con motivo; son gente cercana y feliz de hacer lo que hacen. La melancólica Before the Dawn despidió la noche, demostrando que la energía no está reñida con la paz.

Aunque fue un concierto breve nos fuimos con un puñado de buenas vibraciones, pensando en que se cuece algo bueno y muy libre, sin prejuicios y con mucha garra. Nos gusta mucho ver savia nueva, experimentación y valentía en materia de sonidos, fuera etiquetas que nos cohíben de descubrir magia.

Apuntaros a Talisco en vuestra lista de descubrimientos porque van a dar que hablar y pronto.