SÓNAR GALICIA 2010

La peregrinación del Sónar Barcelona a “terras galegas” terminó con gran éxito de crítica y público. Así lo señalan en sus artículos las ediciones generalistas de los periódicos de nuestro país. Llegando a destacar alguno de ellos la catarsis del público, el cartel de no entradas casi todos los días y el posible futuro de nuevas ediciones del afamado festival de música electrónica (¿avanzada? y multimedia) en A Coruña (ya sin el patrocinio del Xacobeo).  Esta peregrinación es una analogía de la película filmada para la ocasión, de título Finisterrae y que fue presentada en la sección Sónar Cinema, en el propio festival Sónar Coruña.

Pero nosotros no hemos venido hasta aquí para deciros esto. Ni para enseñar al mundo nuestras mejores galas, nuestra última camiseta hawaiana o nuestro vestido tropical con volantes, ni siquiera la camiseta con la cara de un gato con rayos en los ojos. Ni la gorra beisbolera. Cosa que merecería la pena.

Hemos venido a experimentar. A experimentar con todo lo que nos ofrece el festival: la mesa Reactable que Bjork tiene en su cocina, el sonoscopio de la ciudad de La Coruña (refleja los sonidos de distintos lugares de la ciudad), los documentales y películas, etc. Y, por supuesto, con los DJ´s, pinchadiscos, DJ´s set, grupos, orquestas, MC´s y todo aquello que sonase u emitiese cierto sonido embaucador o chirriante que pudiese ser atractivo para nosotros u vosotros.

Localicemos primero el lugar del evento. Noroeste de España. Galicia. A Coruña. En un edificio o estructura modular, de tintes moderno-industriales, llamado Expocoruña.  Con paredes blancas y suelo negro. Con lámparas redondas por el hall y varias zonas de conciertos: Sónar Club (el de mayores dimensiones), Sónar Village y, en la parte superior, un auditorio y una sala para el deguste fílmico aderezado con puffs por el suelo. Es importante recordar la zona de restauración y la de lavabos, en el hall del edificio. Y nunca está de más hablar del tiempo (algo siempre recomendable sobre todo en los ascensores) que fue soleado, con tendencia a la nubosidad a ciertas horas de la tarde, pero sin precipitaciones. La gran afluencia al evento provocó un microclima interior en el recinto de calor sofocante, con puntos de sudores.

Pero hablemos finalmente de lo que importa. El jueves arrancó fuerte con uno de los exponentes más internacionales  de nuestra escena electrónica, el DJ/productor barcelonés John Talabot (consulten su web), alabado por los mismísimos Pitchfork, y con LCD Soundsystem, que arrancaron el primer lleno y los coros y aplausos del respetable(me refiero al público). Los electrónicos no son muy de aplaudir, sino es en sampler claro.

Del viernes, destacar en primer lugar las propuestas más arriesgadas, como O.M.E.G.A (Orquesta de música experimental de Galicia), una orquesta de cámara que hace música muy experimental. O la psicodelia-microtrónica-dulce de los geniales británicos Broadcast, y la multimedia propuesta de los portugueses Labrador + PMA (resultado de la colaboración entre la electrónica minimalista de Labrador y las imágenes del cineasta Pedro Maia).

Por otra parte, también hay que quedarse con los brutales Fuck Buttons y su estridencia con sensiblidad, caos armónico, la clave de la rotación del mundo,e tc. Y no podemos dejar de hablar del chasco de Matthew Herbert, tal vez por un mal sonido, y el lujo final de Laurent Garnier, con banda de sintetizadores y viento, para terminar con el sonido de club del reputado housero Sasha.

Y quedaba lo mejor, el sábado. En la parte experimental, nos quedaremos con el pop electrónico de anbb / Alva Noto + Blixa Bargeld y con el MC Fluzo, retranca gallega hip hopera, electrónica e innovadora.

Pero el día estaba lleno de grandes nombres como Flying Lotus, con una versión mucho más festivalera y menor, en mi opinión, que la de su gran disco Cosmogramma. Luego llegó el turno de Eme DJOcta Push, que caldearon el ambiente hasta que llegaron los conciertos de AirDelorean, al unísono. Sin duda, al menos yo y la mitad del aforo, nos quedamos con Delorean y sus tropicalismos de Subiza, aunque con el corazón partido por no poder escuchar mucho de la trascendentalidad de Air.  Delorean lleva todo el año dando la vuelta al mundo y el sábado demostraron el por qué. Muy grandes. Más tarde serían los idolatrados 2manydjs quienes harían bailar y saltar a más de 5.000 personas. Elegantemente vestidos, corbata negra, camisa blanca, se divirtieron e hicieron divertir al respetable con su electrónica remezcla de los grandes del rock-pop mundial incluyendo, como no, al gran Chimo Bayo.

Más tarde en el Village, Hot Chip hicieron sudar todavía más la gota gorda a la gente, exponiendo su directo festivo, bailable y sus toques emotivos. Para acabar Cora Novoa, productora, DJ, cantante, gallega afincada en Berlín, que se está haciendo su propio espacio en el mundo de la electrónica techno, apunten su nombre.

Por último, recordar los documentales musicales y las películas que se emitieron en el Sónar Cinema: Synth Britannia, documental de la traslación de músicos punk a la electrónica; Amplified Gesture, un introducción a la improvisación libre; Sónar Around the World, que expone el fenómeno del festival después de 10 años; y la señalada Finisterrae. Una película, especialmente hecha para el festival, en la que dos fantasmas cansados de vagar por el limbo, por la penumbra, se arriesgan a perder su inmortalidad y peregrinan al fin del mundo, para mutar y convertirse en seres terrenales y con fecha de caducidad. Una aventura surrealista, con toques cómicos y partes insulsas, pero con una gran fotografía.

Acaba el Sónar 2010, con record de público en Barcelona y las entradas agotadas en Galicia. Sólo cabe decir que le deseamos larga vida, ya que ¡¡nos gusta la electrónica!!

Escrito por
Más de Alexandre C.M.

BBK Live 2012 (Día 1) Cómo ser una estrella de esto: preguntar a Robert Smith

Anotaciones: Bilbao es precioso. Súbete al bus. Nos subimos. Sólo puedes acceder...
Leer más