Sexy Zebras y Black Lips abren el Low Festival 2016

Processed with VSCO with g3 preset
Processed with VSCO with g3 preset

Este año el Low se adelanta un día. El concierto de bienvenida augura un gran festival, Sexy Zebras y Black Lips abren esta edición en plena playa de Levante. El plan es, simplemente, garaje rock. El primero, made in Madrid, trae bajo el brazo un disco denominado Hola, Somos los Putos Sexy Zebras. ¿Necesitan más presentaciones?

Los madrileños hacen acto de presencia y lo tienen todo, desde la apariencia hasta la actitud. Suena Intro, un tema que para nada hace sospechar de lo que va a ocurrir en ese momento. Entonces los tres miembros de la banda aparecen sin camiseta, con pelos largos y pantalones anchos, y con el propósito de dejarse la piel en el escenario. Y lo consiguen… vaya si lo consiguen. Uno a uno empiezan a desfilar temas del último disco y el público se va animando a medida que se da cuenta de que todos son auténticos temazos perfectamente coreables. No es un garage rock crudo, quizás sea eso lo que los aleje de la etiqueta punk, al menos en mi opinión. Sin embargo sí tienen el componente de crítica social-política y la actitud. -¿Otra vez “actitud”?- Sí, los Sexy Zebras son actitud.

Suena El Semental, La Máquina o Salvajes. El guitarrista suelta eso de “No tenemos dinero pero nos suda la polla”. El sonido es sorprendentemente bueno y la intensidad de la batería o los punteos de guitarra encajan perfectamente con la energía que destilan los músicos. Los Sexy Zebras consiguen hacer cantar eso de “Hijo de puta el que no salte” incluso a los guiris, que empiezan a darse cuenta de que Benidorm tiene algo más que ofrecer además de playa y turismo de borrachera.

Si bien el público había comenzado el concierto un poco frío, no tardó en animarse la cosa, y para el final del concierto el del bajo mismo se metió entre nosotros para iniciar un pogo. Putos genios. Putos Sexy Zebras.

A las 11 de la noche aún quedaba el plato fuerte de la noche, y es que los Black Lips vienen al festival en calidad de cabezas de cartel. Bueno, uno de tantos. Los de Atlanta tienen un punk rock de manual, la música es buena, lo único que tenían que hacer era leerse el mismo guion que los Sexy Zebras habían interpretado a la perfección minutos antes. Pero algo falló. No me malinterpretéis, el directo fue bastante bueno, quizás lo que faltó fue el factor sorpresa.

Los mejores temas de los americanos sonaron de maravilla y el público, ligeramente más entregado que con los anteriores, saltó cada golpe de O Katrina!, Boys In The Wood o Bad Kids. Sin embargo la energía de la banda decayó en algunos momentos del directo, momentos en los que hasta las caras de los músicos denotaban cierta rutina y cansancio. No eran los putos Black Lips. Eran, simplemente, los Black Lips.

A pesar de esto, gustaron. En ningún momento se echó en falta la calidad de la música, o de los músicos. La calle que desembocaba directamente en la playa de Levante estaba llena aunque no abarrotada y yo, personalmente, eché de menos una carpa en la que pillar unas cervezas. Quizás la poca antelación con la que este concierto fue anunciado tuvo que ver en el moderado éxito del mismo en cuanto a público.

De lo que no cabe duda es que fue una gran noche que deja el listón bastante alto para los más de 70 artistas que aún tienen que demostrar de qué están hechos durante la celebración de la presente edición del Low Festival.