Sansan Festival 2017: Así fue la jornada del domingo

Llegamos a la última jornada, la del domingo de este Sansan Festival 2017. El domingo a pesar de ser el cuarto y último día de festival, unas 13.500 personas se acercaron hasta el recinto a disfrutar principalmente de los grupos de la zona, que fueron quienes ocuparon durante casi toda la jornada el escenario principal.  Así Smoking Souls, La Raíz, Aspencat o Fanáticos, atrajeron a numeroso público de la zona que compró la entrada de día, para ver a sus paisanos.

Nosotros en cambio nos reservamos para ver a los grupos del escenario Negrita y abrimos nuestra jornada del domingo con uno de los mejores conciertos de la jornada, bueno el mejor para la que suscribe estas líneas, el de The New Raemon & McEnroe.

 

Que el disco Lluvia y Truenos es una exquisitez es una obviedad, pero no nos imaginábamos que su directo y sus voces sonaran tan bien y tan bonitas. Qué bien empastan las voces de estos dos genios, y qué gran compenetración hay entre ambos y la banda. El resultado fue un concierto maravilloso, con un Ricardo Lezón mucho menos tímido al verse acompañado de Ramón Rodríguez, con gestos de complicidad y sonrisas constantes entre ellos, quienes incluso bromearon con el público, y con intercambio de temas de cada uno.

Lluvia y Truenos abrió este maravilloso concierto al atardecer, y Montañas le dio el protagonismo a Ramón, que después adquiriría Ricardo en La Carta. Vemos que a medida que avanza el concierto todo fluye cada vez más, suena Malasombra y  hay algo mágico en el ambiente que hace que todos, vocalistas, músicos y público disfrutemos de ese momento tan especial.

Pero es cierto que nosotros tenemos especial debilidad por McEnroe, así que esos momentos cantados por New Raemon, de Caballos y Palmeras y en especial de Rugen las Flores nos emocionaron de sobremanera.

Al igual que el disco, el concierto fue una auténtica exquisitez, además sin aglomeraciones (antes han tocado La Regadera en el escenario principal, y el público de éstos poco tiene que ver con el público de The New Raemon & McEnroe), en el que tampoco debemos olvidar la gran labor de los músicos que les acompañaron, con una percusión cuidada al mínimo detalle.

Con una sonrisa en la boca, nos dirigimos hasta el escenario Desperados para ver la propuesta de Smoking Souls. Al cuarteto valenciano, que hasta entonces no conocíamos, les sobran ganas y actitud, y comprobamos que tienen una fiel legión de seguidores que cantaban sus letras canción tras canción de su último álbum Cendra i Or. Un directo muy enérgico que congregó a casi la mayoría de asistentes al Sansan en aquella jornada de domingo.

 

Llegó la hora de volver al escenari Negrita, para ver a Delafé.

Salieron en formato dúo con su líder Oscar D’Aniello dando el 100% en una jornada difícil, por aquello de que el cansancio ya hace mella en el público el cuarto día de festival, y con Dani Acedo que hacía las veces de Dj pinchando, entre canciones, bases de canciones muy famosas como el Ice Baby de Vanilla Ice o Rapper’s Delight de The Sugarhill Gang,  incluso sonaron Beyoncé y Depeche Mode. Genial.

 

 

Venían a presentarnos La Fuerza Irresistible, y precisamente la fuerza de su líder que no paró de bailar en ningún momento con esos movimientos imposibles, es lo que destacó de este concierto. Esto y sus grandes clásicos como El Indio o Las trompetas de la muerte, que fueron los momentos álgidos de la noche, con un líder que como hemos dicho se dejó la piel y la camisa sobre el escenario.

De esa Fuerza Irresistible pudimos escuchar, entre otras, la canción que da nombre al álbum y con la que finalizó un concierto más que aceptable, Lo más Bonito del Mundo, Diario de Batalla (No mas lágrimas) o Tenemos un Don, que abrió este bolo. Pensamos que el público hubiese respondido mejor el segundo o tercer día de festival a esta propuesta tan ” irresistible” que mezcla muy acertadamente hip hop, soul funk y pop.

Para dar por terminada esta jornada del Sansan Festival, nuestra elección fue la de los sevillanos Maga. Qué alegría nos llevamos cuando Maga anunció su vuelta con este magnífico disco Salto Horizontal, y mayor alegría nos llevamos al ver que podríamos disfrutar de su directo en este festival.

 

La voz de su carismático líder Miguel Rivera nos encanta, al igual que las letras encriptadas de sus canciones. Así, ese domingo que para nosotros iba a ser el último concierto de la mejor edición vivida del Sansan hasta la fecha,  la banda lo abría precisamente con Domingo. En ese momento supimos que este concierto también iba a ser muy especial.

El cuarteto sale a escena con escasos minutos de retraso y en seguida su líder se dirige a los allí presentes para darnos las buenas noches,  pero sobre todo nos agradece la espera, y el estar allí a esas horas (0:00:00h) siendo ya el cuarto día de festival.  Por ello, en seguida nos regalaron la primera canción de la historia de Maga: Una Piel de Astracán, y aunque pudimos disfrutar de varias canciones de este magnífico álbum Salto Horizontal, qué decir de los momentos en los que sonaron sus clásicos Silencio, Diecinueve o Agosto Esquimal  que consiguió llenar de energía el escenario Negrita. Qué buen hacer de los sevillanos. No encontramos mejor manera de despedir esta IV edición del Sansan Festival.

Haciendo un balance general de este Sansan Festival 2017, podemos decir que ha sido todo un acierto llevarlo a la localidad de Benicassim, la encontramos mucho más hospitalaria con los Sanseritos que Gandía, donde se celebraron las primeras ediciones. El tiempo ha acompañado durante las cuatro jornadas, y excepto algún fallo que en seguida intentaron solventar por parte de la organización, ha contado con el beneplácito de las más de 55.000 personas que hemos pasado por allí.

Nosotros un año más no podemos más que agradecer a la organización del festival  por el gran trato y la gran acogida que nos brindó a Crazyminds. Da gusto venir a este tipo de eventos donde se nos trata con tanto cariño y donde nos facilitan tanto nuestro trabajo.

Estamos deseando que llegue la V Edición del Sansan Festival.

¡Mil Gracias!

Fotos: Richard Curiel