SÁBADO (Girls & Boys & Fibers) – FIB 18/07/2015

Llegamos al ecuador del festival y empiezan a resentirse las fuerzas. Aún así, el día nos deparaba un grandérrimo triplete para no desfallecer. Aunque eso sí, obligaba a perderse otros grandes conciertos si querías llegar a las primeras filas, en parte también porque era el día con más público de largo (gracias a la venta de entradas de día para ver a Blur).

Desgraciadamente nos perdimos el buen rollo que reparte la M.O.D.A. y el indie-funk de Reverend and the makers, ya que sus actuaciones eran demasiado pronto para luego aguantar en pie (y en buena forma) hasta final de la noche.

Ese añadido de gente que iba a ver a Damon y compañía (y lo que pasara por ahí) era sobretodo nacional y peinaba canas. La media de edad del público del FIB está aumentando a la misma velocidad que la de los grupos que tocan. Si los festivales no saben renovarse, y los grupos son siempre los mismos ¿se estará acabando la época dorada festivalera?

Y a última hora de la tarde, ya de camino al recinto, el primer contratiempo. Las nubes negras que acecharon durante todo el día (y que provocaban un calor sofocante) descargaron y empezó a llover bastante sobre Benicàssim y alrededores. Buscamos refugio y cruzamos los dedos para que la tormenta fuera pasajera, que aunque los ingleses estén acostumbrados a ir a festivales con chubasqueros y botas de agua, en el FIB no es plan. Y paró de llover al poco, llegamos al recinto y comenzó el sábado, y vaya sábado!!

IMG-20150721-WA0024

Al entrar vimos de pasada a Hinds. Si no das importancia a la falta de pericia o incluso disfrutas de ella (la espontaneidad puede ser un punto a favor hasta un límite) podían resultar divertidas.

El primer plato fuerte del día Kaiser Chiefs, sabe en qué liga juega y lo explota en cada directo. Hace años que hacen casi lo mismo y con un repertorio parecido, pero la verdad es que tiene su gracia ver como Ricky Wilson emplea todo tipo de trucos para animar al público. Saltos, carreras por el foso y el escenario para animar al respetable con todo tipo de cánticos y saludos. Si los viste hace unos años no te sorprenderán, pero seguro que consigues divertirte.

El set list sigue conteniendo Every day I love you less and less, I predict a riot, Oh my god y demás éxitos de sus dos primeros discos. Lo que cambia es el resto de canciones “de relleno” que son del disco de turno que presentan. Es cierto que su último disco Education, education, education & war mejora el conformismo en el que se habían parcialmente instalado, pero en un festival todos sabemos lo que toca. En un concierto suyo en solitario puede que cambie la cosa, pero desgraciadamente nos estamos conformando con sólo recibir a la mayoría de bandas únicamente en festivales, con conciertos limitados por el tiempo y un público en parte extraño.

Los Planetas son en el FIB una institución tan importante que Jota y los suyos vienen año si, año no (incluso aunque no tengan material nuevo que enseñar) y siguen teniendo una respuesta que ya quisieran grupos internacionales de moda. Este año tenían un Ep de cuatro canciones que mostrar, Dobles fatigas, pero decidieron que sólo El duendecillo verde iba a formar parte del repertorio. ¿Para cuando un concierto de dos horas en Benicàssim?

Empiezan, como siempre últimamente, poniendo énfasis en su parte más flamenca. Sonando mejor que la mayoría de los otros grupos, con más volumen, con un Eric a las baquetas brutal. Suenan Santos que yo te pinte y Segundo premio y ya nos tienen a todos rendidos a sus pies.

Además nos tenían reservada una sorpresa (anunciada en redes sociales, pero sorpresa al fin y al cabo) con Un buen día y un invitado especial: el protagonista de la canción y héroe deportivo indie patrio Gaizka Mendieta tocando la guitarra de una forma realmente increíble, según el mismo J reconocía.

Al momento curioso siguió la traca final con Alegrías del incendio, Pesadilla en el parque de atracciones y De Viaje y, los ojos de los fibers se volvieron a llenar de emoción.

Al no movernos prácticamente del escenario principal, puesto que los tres grupos del día tocaban seguidos en él, Mark Ronson y su enigmático show, que lo mismo iba a ser sólo de dj que actuación propiamente dicha (aunque no esté muy clara la diferencia) tendrán que esperar a otro momento.

IMG-20150721-WA0015

Más de uno esperaba que Damon Albarn le diera por no irse del escenario hasta ser desalojado, pero desgraciadamente no fue el caso. Blur salía con una puesta en escena sencilla, con neones (como los de la portada de The Magic Whip) y luces de inspiración Dharma tras ellos y todo el carisma del que son capaces para arrasar.

Consiguieron dar sensación de unidad en el concierto a pesar de tener un repertorio tan extenso y diferente, lo que dice mucho de la adaptación de las canciones antiguas y también las nuevas, para sonar como de una misma banda sin partir el concierto en partes. Suenan actuales sin la necesidad además de repetir tics de moda y tienen algo muy difícil de conseguir que es transmitir felicidad. Damon está encantado, se le nota y lo contagia.

Sonaron temas nuevos como Go out y Lonesome Street. Y por supuesto antiguos: Coffe & Tv, Tender, Song2, Beetlebum y Parklife (canción que fue cantada y bailada también por una fan que estaba en el público y que invitaron a subir al escenario junto a ellos). ¿Hace falta más? Pues vuelven con los bises y encadenan Stereotypes, Girls & Boys y The Universal para terminar, y la emoción vuelve a instalarse en los asistentes del festival.

Noche emocionante en Benicàssim. Felices y nostálgicos, nos vamos a dormir. Mañana nos espera una última jornada que promete.