Rufus T. Firefly obtuvieron sobresaliente en su debut en Albacete

Rufus T. Firefly - crazyminds.es

Se esperaba con muchas ganas la actuación de Rufus T. Firefly en Albacete, y es que a pesar de las numerosas actuaciones que están llevando este 2017 a la banda por gran parte del país, hasta el pasado viernes nunca habían actuado en la capital manchega. Si a eso le sumamos que no es lo más habitual que las bandas pasen – y paren- por nuestra ciudad en su mejor momento, obtenemos el preludio de una actuación que había levantado bastantes expectativas.

La sala Caribou, a pesar de su limitado aforo, viene convirtiéndose un tiempo a esta parte en un soplo de aire fresco para quienes la música es algo más que lo que suele escucharse habitualmente en buena parte de los locales de la zona, lo cual hay que agradecer a los propietarios y especialmente a los promotores por apostar de forma tan arriesgada por actuaciones en directo en estos tiempos .

Con la hora cumplida aparecieron los cinco miembros de la banda delante de un público que superaba de sobra el centenar. Sin embargo, a pesar de lo limitado del espacio quienes abarrotaban la sala estaban “ enchufados” y esperando con muchas ganas que comenzara la actuación. Tsukamori fue el punto de partida como ya viene siendo habitual para seguidamente terminar de calentar el ambiente con El Halcón Milenario. Con el público ya totalmente atento al escenario, El Problemático Winston Smith fue el vehículo que comenzó a trasladarnos a todos en un viaje más allá de los sentidos, y es que los conciertos de Rufus T.Firefly son eso, un viaje psicodélico donde por un rato nada importa más que la emoción de estar rodeados de la paz y el amor que Rufus T. Firefly transmiten con su música.

Casi en la parte central de la actuación, Espectro trajo unos momentos de calma que dieron paso de nuevo a la explosión de color del Cisne Negro, y es que Magnolia es un disco soberbio de principio a fin y la banda sabe extraer lo mejor del mismo en directo. Rufus saben a lo que juegan y lo hacen a la perfección.

A estas alturas ya no queda duda de lo buenos que son y que si tenemos que destacar algo podemos decir que pocos baterías en el país pueden hacer sombra a Julia con sus baquetas. Última noche en la tierra con su brutal coda final y la maravillosa Pool Fiction nos recordaron que tanta belleza no podía durar mucho más y que por desgracia, con un tiempo tan limitado el concierto estaba llegando al final.

No importaba que no hubiera bises como apuntó Víctor, es más, mejor que el viaje no tuviera interrupción alguna, de este modo Nebulosa Jade dio paso a la psicodelia con nombre de plantas , la enorme Magnolia,  para terminar la actuación con Río Wolf o como podemos ser Led Zeppelin si queremos .

Una gran noche y un concierto enorme de una banda llamada a convertirse en uno de los nombres de referencia dentro del panorama Indie nacional. Esperemos que no tarden demasiado en volver a Albacete, o en su defecto les esperaremos este verano en La Roda.