Resaca del primer día del Festival do Norte

Empezaremos por el final. Nic Offer (!!! Chk Chk Chk) es Dios. O Michael Jackson en blanco. En más blanco quiero decir. Incluso pálido. La mamba blanca. La mamba blanca se movió eléctrica por todo el escenario y por todo lo que no era escenario. Saltando al público en varias ocasiones. Nic Offer es un verdadero frontman. Brutal. Incansable. Con una gran voz y una banda que le respaldaba rotunda detrás, ajena un poco a sus locuras. Después de los múltiples cambios que sufrió !!! (Chk Chk Chk) en los últimos tiempos, y que podrían sugerir que los buenos momentos de este grupo se habían acabado, pues va y resulta que no. Que no. Que !!! son un delicia de funk electro. Una jodida gran delicia. Ayer se pudo comprobar desde la primera canción que venían a sudar en el escenario y a hacer bailar al respetable. O al público. !!! fue un gran cierre de la primera jornada. Una guinda brillante que dio paso a los djs, entre los que se encontraban Los Planetas, saldando la deuda de no haber podido acudido el año pasado (cuando ya estaban confirmados).

Antes podíamos haber visto a Sra Sra con su Galizian bizarre sound, con sus canciones de minuto y medio enloquecidas, como contrapunto a McEnroe y su pop melódico. Los festivales son sitios raros para disfrutar de grupos como McEnroe, pero sonaron bien. Al igual que Nadadora, que dieron cuenta de Luz, Oscuridad, luz, atmósfera de guitarras afiladas entre las que sobresalía la dulce voz de Sara y el contraste de Gonzalo. Cabe destacar el sonido de todo el festival, a pesar de que los escenarios se encuentran dentro de grandes carpas.

Fue el genial Joe Crepúsculo, con Joël y Sergio (Thelematicos) quienes llenaron la carpa e hicieron de la tecno-cumbia-festivalera-electrónica y distorsionada, el himno gallego por excelencia del día. Momentos bestias se pudieron vivir. Tras la renovación de sus canciones con Nuevo ritmo, el directo del señor crepus sigue siendo una auténtica fiesta.

Sin dilación se paso al escenario grande con Ellos, que para la ocasión estuvieron formados con dos guitarras, batería, bajo y teclados. Un sonido más rock en sus canciones, dejando para el final sus clásicos modernos.

Luego era el turno de Chapel Club, que hace unos días se pasaba por Madrid, se pusieron rotundos con su rock oscuro con toques post-punk, presentando su disco Palace, en la linea de New Order, Smiths, Joy Division, sin perder el punto pop en sus canciones.

Delafé y las flores azules, con eso que hacen ellos, que sólo hacen ellos, su positivismo hiphopero, con sección de vientos, confeti e hiperactividad, fue otro de los momentos del primer día del festival y que hizo las delicias de los presentes. De casi todos.

Otro nombre que apuntar es el de May68, que con su electro ochentero bailable pueden provocar un mayo del 68 en cualquier momento, en cualquier lugar. Búsquela en su bibllioteca multimedia más afin. Y luego… bueno luego llego !!! y eso… eso es otra historia.