QFestival, las ventajas de un festival pequeño

STANDSTILL

Día intenso en Alzira, desde las 4 de la tarde estuvimos allí, y durante la rueda de prensa nos explicaron la trayectoria de este festival con un recorrido de varios años y un puñado de buenas intenciones.

El Qfestival, promovido por una asociación de la localidad valenciana, destina su recaudación a la ONG Save the children, y siendo un festival benéfico consigue mostrar un cartel muy interesante.

Después de la rueda de prensa, nos quedamos hasta las 7 disfrutando de las cervezas y tapas que nos daban en la zona al aire libre. Peligroso entretenimiento, ya que, cuando Shining Crane subió al escenario, costó por parte de los asistentes deshacerse de los últimos rayos de sol para entrar al recinto.

La selección de grupos por parte del festival fue enfocada a llegar a un público heterogéneo. Teníamos desde el grupo de viejos rockeros como Alter Eco que versionaron (para mi asombro) Pájaros de barro de Manolo García de un modo un tanto peculiar, Zombie Kids para la fauna mas discotequera e Iván Ferreiro y Standstill para el público mas indie.

Iván Ferreiro se presentó acompañado por unos músicos fántasticos a su lado, a cada cual mas característico. Un batera vikingo, un bajista con aires rockabilly, su hermano y el propio Iván con unas tablas de tantos años que últimamente viene casi en chándal a los conciertos. Es un grande, es así. Por cierto, moda de rópa cómoda entre muchos músicos. La cantante de Shining Crane, por ejemplo, en chándal y maquillada (como diría Martirio, arreglá pero informá). Para quien quiera oírlos, sonaron hace poco en Radio3.

Volviendo al gallego, reposó e hizo madurar algunas canciones como quien saborea un último bocado. Cantó clásicos como Años 80 para el gusto del público mas dispar, se sonrió ante los coros de “sois todos unos hijos de puta” de Farenheit 451, y sacó de la chistera Mi coco de su antigua banda ante la sorpresa del público. Es increíble su soltura después de tanto tiempo, sigue transmitiendo en pro de la música, sin adornos ni florituras. Solo música y una buena instrumentación.

Y qué decir de los Standstill, no podría ser objetiva con ellos nunca. Parea que os hagáis una idea, iré a verlos a los tres conciertos que dan en Madrid en mayo. Y sí, el último disco es impresionante.

Enric Montefusco alias “la piedra” (por su constante tranquilidad) dejó entrever alguna sonrisa ante la respuesta del público. Para ser sinceros, se vació un poco después de Iván, pero los que estábamos lo disfrutamos al 100% más cómodos, sin chavalada gritando alrededor. Aun así, no consiguieron sus adorados silencios, se notaba que la gente les estaba esperando.

El grupo se sumerge en sus canciones como si asistiéramos por una mirilla a un ensayo en su local, mientras se coordinan cambiándose de unos a otros los instrumentos. Ricky (guitarra) se pasaba al piano, el bajista se pasaba a la percusión, etc… Juegan mucho con los silencios, los ruidos, los sonidos, grabaciones externas… El batería (otro Ricky, esta vez Lavado) se canta las canciones desde su trono con una sonrisa de par en par (lo mismo hizo desde la valla con Iván Ferreiro), y se nota cuando se meten completamente en las canciones. Entre ellas, la conocida Adelante Bonaparte, Todos en pie, Cuando ella toca el piano, pero también alguna canción sacada del Vivalaguerra

Los Zombies cerraron el festival con el mítico Aqeel. Para aquellos que no lo conocen, Aqeel ha grabado con la grandiosa Eryka Baduh y el Dr. Dre (Aqueel, ¿por qué?, ¿por qué?). Sinceramente, no sé por qué acaba haciendo las voces a las pinchadas de los Zombie Kids. Desde luego tiene que ser muy divertido irse con ellos de fiesta y rociar al público con vodka como vimos en Alzira, pero si ha podido colaborar con estrellas de ese calibre nos gustaría ver cómo se lo monta solo. Esperemos que lo lea y se marque un disco de soul del bueno.

Y respecto a los Zombies,que venían de pinchar en Alicante esa misma noche, se adaptaron a un público muy valenciano. Es decir, que esta vez pincharon menos rock. Igualmente, la gente a esas horas lo que quería era fiesta y el público lo dio todo con ellos. Pero eso sí, señores zombies, traeros unos visuales, transportar la fiesta que se monta en Madrid cuando pincháis, que el escenario después de tantos grupos se queda un poco vacío…

Y ya por último, destacar la sesión de Virginia Díaz que pinchó temazos de ayer y hoy para deleitarnos a los que nos quedamos en la zona de barras.

Genial Alzira, un buen trabajo para una buena causa. Que dure muchos años mas.

  • esteban

    la cantante de Shining Crane en chandal?, que te fumaste amigo antes de ver el concierto?