PsicoRock y otras alteraciones cósmicas

MODULOK

Fecha: 16 de Mayo de 2012

Lugar: Sala Siroco (Madrid)

Yo lo vi. Lo he visto. Una combustión humana espontánea. Que no, que no, que esto es imposible. Que sí que lo he visto en la Siroco y en Cuarto Milenio. En directo. Delante de mis ojos. Y de todos los que estábamos allí. No es normal, me dije. No lo es. Consultemos con los expertos: “Combustión Humana Espontánea (frecuentemente citada por sus siglas en ingles: SHC, Spontaneous Human Combustion). Implica que un cuerpo humano, por lo usual vivo, comienza a arder de un modo súbito, sin una fuente de ignición externa conocida; al parecer, el fuego es producido por calor generado internamente, a través de algún mecanismo oscuro e indeterminado (Fuente: Javier Garrido ARP-Sociedad Para el Avance del Pensamiento Crítico)”.

 

Y eso es lo que pasó con Modulok. Un Modulok evolucionado a una versión 5.0, en formato quinteto, en el que se dan cita dos guitarras, batería, sintetizador, samplers, trompeta y voz; y que provocó que todo empezase como si fuese el final en pleno éxtasis tras un par de canciones. También provocó que la gente entrase más rápidamente a este Festival de Psicorock. Fernando Epelde, reencarnado en una especie de el artista anteriormente llamado Prince, sudando la gota gorda en la segunda canción y el grupo muy rodado, muy sabiendo lo que hacer. Esto es lo que hacemos. Y lo hacemos así. Baila o salta. Pero muévete porque sonamos muy bien. Repasando su nuevo trabajo El enano, intercalando con el anterior The Power y con un homenaje en forma de canción al fotografo Alberto García-Alís. Su original funky electrónico-eléctrico-pop-ochentero-revisionado para estos días de hoy hace que se le puedan ver aristas comunes con grupos como Elastic Band, por poner un poner. Brutales en directo. No dejen de consumir Modulok.

 

Después, paradita técnica. Salir a fumar. Otras necesidades. Coger aire. Consultar la prima de riesgo. Consultar el riesgo de la noche. Después de todo, la noche seguía con Novak, cambiando el tercio hacia terrenos eléctricos, paisajes eléctricos, incluso con brumas eléctricas de fondo. Novak, Javier Alonso (voz y guitarra), Miguel Lorenzo (bajo) y Adrián Ceballos (batería), que han militado en MXS, RIP KC, Richard Hell, Javier Colis y Malalenguas, Motociclón…) propusieron terrenos más densos, crudos y emocionales. Buen directo de Novak.

 

Cerraría el festival Nutria con su psicodelia espacial sintetizada y mustélida. Mustélidos del mundo uniros y aullar al alba. Definamos mustélido: “Los mustélidos son una familia de mamíferos carnívoros fisípedos, de mediano o pequeño tamaño, cuerpo alargado y patas cortas y pentadáctilos; rostro corto y dentición muy típica de carnívoro; suelen tener un bellísimo pelaje y glándulas odoríferas”. Los mustélidos tienen con un sintetizador bajo el brazo, con una guitarra en la otra. Llevan su psicodelia a terrenos cósmicos y al límite, sea cual sea, con capas eléctricas, capas electrónicas, beats y ruido. Cierta ironía y helecho. No dejen de escucharlos.