Odisea satisfactoria en el festival Interestelar de Sevilla

img_8391

Todos los que íbamos a asistir al Interestelar de Sevilla llevábamos pendientes del tiempo que haría durante el fin de semana desde la semana anterior. Fue una semana de dudas, pero finalmente decidimos ir y ya nos las apañaríamos si finalmente llovía. Tras 4 horas de sueño, cogíamos el AVE a Sevilla a las 6:20 de la mañana, llegamos a la ciudad hispalense con la ilusión que siempre nos provoca el asistir a un festival. Dedicamos la mañana al turisteo propio que se merece una ciudad como Sevilla, y tras una comida en condiciones para coger fuerzas nos pusimos rumbo a recoger acreditaciones y dar el pistoletazo de salida a la música.

Llegamos al recinto siendo conscientes de que era la primera edición del festival y con el miedo en el cuerpo de tener que pagar las novatadas típicas de los festivales nuevos, ya sean largas colas de espera o personal que ande muy perdido en sus tareas. Pero todo lo contrario, agilidad y buen hacer se podían ver en todos los puntos del festival. Si llego allí y me decís que llevan 20 años organizando el festival, me lo hubiera creído.

Dicho esto, vamos a nuestra querida música, que el cartelazo que se habían preparado merece un lugar privilegiado en esta reseña.

Día 1

Nuestras andanzas musicales comenzaron con nuestra queridísima Carmen Boza, la de La Línea de la Concepción tiene ganado el corazón de todo el mundo. Como ella misma dice, hace canciones tristes, pero es una persona muy alegre, y eso se puede ver en los directos que nos regala. En ese trío eléctrico, nos presentó casi todas las canciones de su disco, pero cabe destacar Culpa y Castigo y Octubre, canciones con las que las caras de emoción inundan al público y se deja ver alguna que otra lágrima.

Pero era momento de levantar el vuelo, y para eso estaban los artistas de Mucho con su mandanga cósmica. Supieron levantar el ánimo de los asistentes e ir calentándonos para lo que se nos venía encima con los próximos conciertos. Martí Perarnau, Víctor Cabezuelo y compañía nos animaron con temas como Las Puertas del Infierno, Más feliz sin televisión, y cerraron con su ya mítico Fue, que nos dejó con ganas de que se quedaran tocando otras dos horas.

Era hora de la dulzura hecha música, era la hora de Anni B Sweet. La malagueña consiguió crear una atmósfera mágica gracias a su música, ayudada por la localización del festival y la neblina que se empezaba a levantar. Todo un lujo que, pero cabe destacar ese precioso Take on me, sin palabras. Así, sin darnos cuenta se nos había hecho de noche, y la noche trajo con ella a los magníficos Full. Personalmente, era la segunda vez que los veía y mi primer recuerdo no era muy bueno, pero en Sevilla algo ocurrió que no pude dejar de bailar con temas como Distintos o Quiénes somos realmente.

Corriendo cambiamos de escenario, la ilusión se podía respirar en el ambiente, alguien iniciaba gira, un grande de nuestra música estaba de vuelta. ¿Quién? Nada más y nada menos que el gran Iván Ferreiro. Todo a oscuras y apareció en el escenario toda su banda, incluyendo a su hermano Amaro y al gran Ricky Falkner. La música comienza y aparece Iván en escena para cantarnos el tema que da nombre a su nuevo trabajo, Casa, que saldrá el próximo 28 de octubre. Fiesta constante lo de este hombre, repasó sus temas más conocidos como Turnedo, El equilibrio es imposible y Cómo conocí a vuestra madre. Pero también repasó algunos temas de Piratas como Promesas que no valen nada. Lo sorprendente es que algunas canciones nuevas, como El pensamiento circular, eran coreadas por el público como si de un clásico más del gallego se tratara. La que se nos avecina con el nuevo disco es impresionante.

Inmediatamente después, Miss Caffeina aparecían en el escenario de al lado para comenzar su show, ese al que nos tienen acostumbrados. Alberto Jiménez y los suyos dieron una fiesta a su manera, repasando temas antiguos como Capitán o el aclamado Modo Avión, pero hicieron especial hincapié en su último trabajo, Detroit. El de Talavera terminó de meterse al público en el bolsillo con un discurso al que nos tiene acostumbrados antes de cantar Oh Sana, protestando sobre las ideas de la Iglesia católica respecto a la homosexualidad. El concierto cerró con Mira cómo vuelo.

Y volando nos fuimos al que, para muchos, era EL concierto del festival. Los suecos Mando Diao aparecían en escena para tocarnos la primera canción de su show, White wall. Gustaf Norén y los suyos repasaron sus grandes éxitos pero los momentos cumbre llegaron con el esperado Gloria, que el cantante terminó cantando a capella con ayuda de los coros del público. Y para rematar, nos dejó a todos bailando con ese gran Dance with somebody. Brutal.

Tocaba el turno de Fuel Fandango, tocaba el turno de Nita y Alejandro Acosta. Una mujer muy querida en Sevilla, y no creo que tenga nada que ver que sea casi de la tierra, pues es de Córdoba (nótese la ironía). Derrocharon fuerza y entrega encima del escenario, consiguieron que allí nadie estuviera quieto. El momento álgido llegó con su ya mítico Salvaje, permitiendo terminar el concierto por todo lo alto.

Mantener el ambiente festivo ahora era cosa de Belako, y yo no tenía ninguna duda de que lo iban a saber hacer. Todo iba muy bien, Sea of confusion o Track Sei llegaron a sonar, y ellos pusieron todo de su parte, pero la lluvia empezaba a amenazar y las primeras gotas empezaron a aparecer. Belako terminó su concierto, era hora de irse a casa.

Día 2.

 Nos despertamos en Sevilla con una lluvia que pronosticaba que el festival iba a ser cancelado, pero de momento no se sabía nada. Sobre las tres de la tarde, los rumores se confirmaban, la segunda jornada del Interestelar se cancelaba, pese a que la organización había puesto todo de su parte. Fue un chasco muy grande, pero fue muy bonito ver cómo la comunidad indie que se había desplazado al festival era comprensiva con lo ocurrido, se volcó mandando ánimos a la organización y de esa forma devolvía el buen trato recibido en la primera jornada. Artistas como Zahara o Maga buscaron salas por la ciudad para realizar los conciertos y permitir el acceso gratuito a los mismos hasta completar aforo. Desde Crazyminds queremos desear suerte al Interestelar de Sevilla en la próxima edición, de la que ya se sabe que se celebrará los días 19 y 20 de mayo de 2017, y agradeceros el buen trato recibido. ¡Sois galácticos!