Oddisee & Good Company, de regreso en Barcelona

Amir Mohamed el Khalifa, mejor conocido como Oddisee, hizo su debut en Barcelona en el festival Sónar del año 2013, específicamente como parte del Sónar Dôme, espacio bajo la curaduría del Red Bull Music Academy. En esa oportunidad, Amir presentó los temas de su álbum People Hear What They See (Mello Music Group, 2012), sorprendiendo a la audiencia.

Finalmente, Oddisee ha regresado a Barcelona junto a su banda Good Company, esta vez para promocionar su nueva producción discográfica The Iceberg (2017) y sirviendo de plataforma para que su guitarrista, Olivier St. Louis, de a conocer su talento y carisma con su proyecto en solitario (pero compartiendo integrantes de Good Company).

El show comenzó a las 21:15 y Olivier, anteriormente conocido como Olivier Daysoul, se adueñó del escenario en cuestión de minutos. No se trató sólo del carisma y la energía de este artista sino que, técnicamente hablando, nos topamos con una agrupación que suena y se mueve sincronizadamente, pero sin perder alma. Olivier, llegó a Barcelona para promocionar los temas de su más reciente EP, Ever Since The Fall, además de acompañar a Oddisee en la guitarra y coros.

Posteriormente, Oddisee hizo acto de aparición, devorando líricas a la velocidad de la luz y demostrando porque su “hip hop con consciencia” está más a tope que nunca. Además de los temas de su último álbum, Amir ofreció un directo plagado de clásicos como That’s Love, incluido en su disco The Good Fight de 2015, así como temas de The Odd Tapes (2016) y hasta un momentazo de Go-go beat, un ritmo típico de Washington DC, originado entre finales de los 60 y principios de los 70, y cuya base es el funk.

Una presentación de una hora se extendió hasta casi la medianoche y es que La 2 del Apolo recibió a Oddisee & Good Company y su Beneath The Surface tour, con los brazos abiertos y los pies dispuestos a bailar. Hubo momentos en los que Amir no podía contener la sonrisa y bailaba y recitaba aún con más fuerza,  incluso en un momento, dejó escapar la frase: “We don’t deserve you, Barcelona”, acompañado de una decena de gracias. Claro que mereces esto, Amir. Gracias por venir y esperamos que los promotores te brinden la oportunidad de regresar muy pronto.