Niño y Pistola y All La Glory, electrizante combinación

Fecha: jueves, 23 de enero
Lugar: Velvet Club, Málaga

Lo de anoche fue una magistral lección sobre el uso de la guitarra eléctrica y como los buenos maestros se hacen esperar, no fue hasta pasadas las 22.30 horas cuando dio comienzo la clase. En el encerado, All La Glory, banda sevillana que ya visitó Málaga años atrás, cuando se proclamó ganadora del circuito pop rock de Andalucía organizado por la junta de la comunidad. Un par de escalones más abajo, detrás de una barrera invisible de timidez, un grupo selecto de ávidos alumnos.

Mucho distan los All La Glory de ahora de los que se presentaron hace un par de años acompañando a I Am Dive y Kiko Veneno en un teatro lleno. Entonces parecían ellos los tímidos, a pesar de contar entre sus filas con músicos experimentados como Miguel Rivera (Maga), todavía al bajo. La nueva formación llegó anoche al Velvet Club con ganas de enseñar lo que sabe y se comió el escenario con el reto de interpretar el After the gold rush de Neil Young.

La personal voz de Juano Azagra encuentra apoyo ahora en su segunda guitarra y su bajista y juntos intercambian micrófonos sin miedo mientras van quemando cuerda tema a tema. Sus juegos armónicos nos recuerdan a unos Beatles que parecen haber metido los dedos en un enchufe, cargados de electricidad, distorsión y buen ritmo. Y si All La Glory nos recordaron a los cuatro de Liverpool, con Niño y Pistola íbamos a cruzar el charco para encararnos con el rock americano de los 50. Quizá por eso los sevillanos concluyeron su intervención a golpe de armónica, en un guiño a sus compañeros.

allaglory

Se preparaba la segunda lección magistral de mano de los gallegos y la clase estaba ya revolucionada. Niño y Pistola subían al escenario con su disco dividido en dos partes y que tocaron sin descanso para que pudiésemos entender su historia, la de un jornalero americano que, cansado de su día a día, invierte sus únicos 50 dólares en una pistola para matar a su jefe, contaba el vocalista.

Inmersos estábamos en el sur americano entre riff y riff de guitarra y toques de psicodelia cuando nos sorprendió By the grace of God, single del álbum que arrancó los aplausos y vítores espontáneos del público, incapaz ya de no mover los pies. Niño y Pistola también tuvieron tiempo de dejarnos echar una mirada a su anterior trabajo con temas como Catch the Sun y nos fuimos a ritmo de Neil Young de nuevo, o casi: “Esta canción parece de Neil Young, pero es nuestra”.

We’ve had enough, dice la canción, pero por la ovación, seguro que para muchos la clase de anoche no fue suficiente.Si alguien tenía dudas sobre la presencia de There’s a man with a gun over there en muchas de las listas de lo mejor del 2013, todas quedaron resueltas.  Y, por cierto, podemos dar fe de que el flechazo que sintieron All La Glory y Niño y Pistola en el Monkey Week es electrizante dinamita.