Neox Rocks 2016 (Sábado): Lori Meyers y The Royal Concept, los reyes de la noche

neox-rocks-2016-crazyminds-es

El sábado nos equipamos bien con todo lo necesario para pasar una velada fantástica en el Neox Rocks y lo conseguimos.

Tras adentrarnos en el festival, nuestra primera elección fue Neuman. Siempre saben dar la vuelta a sus propios temas de forma inteligente y además, los matices siempre cambian. En esta ocasión, el sonido estaba algo desequilibrado y el teclado se comía la voz de Paco, aunque afortunadamente, fueron unas pocas canciones.

Posteriormente, mejoró de forma exponencial dando lugar a unas atmósferas apocalípticas, únicas, cargadas, fabulosas. Algo sacado de otro mundo. Por ello, le ponemos un notable alto a su actuación porque un fallo de este tipo siempre se puede tener y por cerrar con Battle Starship.

El siguiente directo que nos esperaba era Nacho Vegas más un cuantioso número de coristas además de la banda habitual. Su música es para gustos finos ya que sus letras son complejas y adentran en temas muy actuales, no todo el mundo las puede asimilar a la primera, lo reconocemos.

Pero a pesar de estas pequeñas trabas iniciales que pueden bloquear de entrada a la gente a disfrutar del espectáculo, el concierto estuvo como siempre a la altura, porque Nacho es Nacho, un grande que pone voz a las injusticias locales con mucho arte.

Mientras tanto nos acercamos a ver a Green Class, con un rollo y una actitud casi clavada a los hermanos Gallagher más rebeldes. Nos gustó su propuesta, les seguiremos de cerca.

Nos fuimos a The Royal Concept porque era la única opción internacional del certamen, pero fue toda una sorpresa verlos en directo. No nos vamos a engañar, teníamos en la cabeza la idea de una banda con un solo éxito pero no, salieron a pelear por lo que es suyo y se dejaron la piel en el escenario.

Muy de lejos nos recuerdan a Phoenix en las voces y los cambios de ritmo, y con temas como World on fire lo dimos absolutamente todo porque son todo fuerza. Salimos muy contentos de haberlos visto y de haber roto con el cliché.

El siguiente turno era para La Habitación Roja, que dieron un recital impecable pero parco en palabras. No decimos que nos tengan que hablar constantemente pero la relación banda-público es simbiótica y en este caso, comenzó siendo unilateral, con ápices de frialdad.

Eso sí, a nivel musical dieron uno de los mejores conciertos que hemos visto hasta la fecha de Sagrado Corazón, aunque el repertorio inicial fue algo denso, acabó a la altura de sus grandes éxitos, con todo el público coreando.

El plato fuerte, pese a quién le pese, eran Lori Meyers. Los granadinos salen del estudio tras más de tres años sin publicar disco y poco a poco se reincorporan a la vida en carretera.

En realidad, nos gustaría romper una banda a favor de los chicos de Loja. Muchos los mete en el saco de lo comercial o hay quién los critica con lengua viperina sin haberlos casi escuchado. En realidad, estamos seguro que si Lori Meyers cantaran en inglés y vinieran de Londres o de Nashville se convertiría en un hype, pero no, como es de aquí, merecen todos los malos presagios posibles.

El estilo de Lori Meyers está lejos de ser algo comercial y facilón, sus constantes homenajes a los años 60, sus letras agudas y comprometidas les dan un status personal. Otra cosa es que sacaran alguna canción más desenfada pero, ¿Qué banda no lo ha hecho?

El concierto fue un auténtico revivir de sus cinco discos más una canción inédita que verá la luz en su próximo trabajo, sin fecha determinada pero con toda la intuición que saldrá antes de que acabe el año. El sonido no fue espectacular pero de esa imperfección sale su magia.

Nos encantó volver a cantar canciones como Religión, Explícame o Alta Fidelidad.

Tras este vapuleo musical, nos movimos al otro escenario rápidamente a ver a los inmensos WAS. Su evolución es imparable y que hayan sido capaces de saltar del rock a los sonidos electrónicos mezclados con la más arraigada tradición con los instrumentos tradicionales que emplean es algo digno de mención.

Sin duda WAS es una de las bandas que tienen mayor proyección internacional y confiamos que tarde o temprano algún genio fuera de estas fronteras se dará cuenta. Nos está encantando esta gira.

Tras dejarnos la suela de la zapatilla en la pista de baile no sin enfadar a Deu lo suficiente para que sacase ese humor tan personal que nos encanta, fuimos a dejar morir nuestra noche con Cycle, llegando en el momento cúspide ya que estaban interpretando Apple Tree

En resumen fue una noche muy grande, aunque las apuestas que proponían el cartel no suponían un riesgo brutal, a veces la consagración cuesta.

La valoración del festival es en general buena, estamos seguro que si salvan los detalles que en esta pasada edición han sido más criticados, pueden conseguir devolver a Madrid los festivales que nunca tuvo que perder.

¡Gracias Neox Rocks!