Mercromina. Todo el mundo a sus pies se ve tan pequeño.

Fotos: Alex Sirvent.

Qué difícil es afrontar una fiesta sabiendo que es una despedida (desgraciadamente en el mismo momento también se despedía en Barcelona Standstill). Pero había que echarle valor, desterrar tristezas, aunque sólo fuera durante 2 horas.

Sabíamos que la reunión (después de 10 años con otros proyectos) tenía fecha de caducidad y había que aprovechar para recordar tiempos heróicos y en algún caso descubrirlos, si no habías llegado a tiempo en su momento.

En una nota de prensa, ellos mismos no querían cargar las tintas sobre la tristeza:

Es un hasta siempre. ¡Estaría bueno separarnos otra vez!

Hace algo más de un año se juntaban para celebrar el 25 aniversario del sello Subterfuge. Las sensaciones fueron buenas y nos han hecho felices durante unos meses más.

DSC_0167 - copia

Pronto comprobamos que la intención de los cinco sobre el escenario (más alguna incorporación puntual en algún tema), y la de los que habíamos ido al Ochoymedio (Sala But) era pasarlo bien.

Lo que dicta el corazón, que tocaron en tercer lugar, terminó de establecer la conexión con el público y ya no se abandonó hasta el final.

En seguida sonaron El libro de oro de la congelación, Ciencia Ficción o Caterpillar, momento en el que salió Rodrigo Caamaño (Triángulo de Amor Bizarro) para añadir una capa más de guitarra y distorsión.

El noise indie-rock de los que son medalla (que cada uno elija el metal: oro, plata o bronce) alcanzó las notas más altas el sábado. Vals de ballenas, Cacharros de cocina se sumaron a un brillante repertorio, del que sólo se puede quejar el fan que eche en falta su favorita.

También apareció Raúl Santos, productor conocido como SupercineXcene y antiguo colaborador del grupo y ex de Los Planetas, a terminar la primera parte del concierto con Pájaros y Chaqueta de pana a la percusión.

Pequeño parón y a por unos bises de tres canciones dedicados al sello Subterfuge, que siempre les apoyó:

“Por siempre y para siempre”

Y arrancaron con Evolution, con esa intro que te eriza el cabello dejando la sala en un silencio que presagiaba un gran momento. Todos coreamos “…yo contigo al fin del mundo. Evolution!”

Encadenados completaba el trio de hits en una mítica parte final cuando ya se notaba que no había vuelta atrás.

DSC_0145 - copia

Otro de los momentos álgidos de la noche llegó sin duda cuando salió Ángela Pascual, para terminar la primera tanda de bises, a cantar junto a su padre (con el que ha girado en otras ocasiones) el himno indie que en el pasado compartía con Irantzu Valencia (La Buena Vida), En un mundo tan pequeño.

Para el último bis, de los de verdad, de los que se piden, eligieron Mil millones de veces, y como ellos mismos comentaron con sorna:

“¡Qué coño, a terminar con una balada!”

De 1995 a 2005 llenaron el hueco que habían dejado con la disolución de su anterior grupo, los también mitiquérrimos Surfin Bichos. Y ahora habrá que ver quién llena el que dejan ellos. Por pedir que no quede. Más Surfin Bichos, Honky Tonky Sánchez, Burrito Panza, Segunda Vedette, Travolta, disco en solitario de Joaquín Pascual… todo serían buenas noticias.

Saludos, despedidas y hasta siempre…

 

Escrito por
Más de Alex Sirvent

The Right Ons en la Joy Eslava.

13 de diciembre de 2013. Joy Eslava (Madrid).   La presentación del...
Leer más