Madrid se rinde a los pies de Imagine Dragons con su Evolve Tour

Crónica Concierto Imagine Dragons Madrid

Era en junio del año pasado cuando la banda de Las Vegas decidía dejarnos con la miel en los labios con un pequeño showcase de su nuevo trabajo Evolve en el Teatro Barceló de Madrid. Con temas como Believer o Thunder nos prometían una nueva visita a nuestro país mucho más pronto de lo que nos esperábamos. Y así fue. El pasado 6 de abril Imagine Dragons aterrizaba en Barcelona y el 7 de abril en el WiZink Center de Madrid con su Evolve Tour. Una fecha que llevaba más de cuatro meses con el cartel de entradas agotadas.

Con colas desde las cinco de la mañana para ocupar las primeras filas, el antiguo Palacio de los Deportes estaba a rebosar de fans de todas las edades. 9:15 de la noche, y con la adrenalina con la que nos había dejado K. Flay, el público coreaba ya a pleno pulmón para hacer salir a la banda.

Comienza el show

Y aquí es donde empezaba la marcha. I Don´t Know Why abría la noche con un Dan Reynolds que no tardó en quitarse la chaqueta. Daniel Platzman introducía el tema a ritmo del bombo que ya hacía saltar a todo el público y que ponía el primer broche de oro con un primer confeti que volveríamos a ver en otro temas. Era el turno de Wayne, que introducía Believer desde un tono más relajado con el que ya se ganaba al público cantándola a pleno pulmón y tras la que Dan nos dedicaba unas palabras de bienvenida. “Dejad todo el odio fuera, porque aquí dentro no tiene cabida. Es una noche en la que celebramos el amor, la paz, la felicidad y la igualdad”, pronunciaba  con la bandera del colectivo LGTBI+ al hombro.

Con este, cogíamos fuerzas para la ya bien famosa coreografía que daba a paso a uno de los temas más reconocidos de toda su carrera: It´s Time, que arrancó un poco lenta para ir subiendo de ritmo poco a poco para explotar en confeti y cañones de humo. Sin necesidad de pedir ayuda para cantar, el WiZink Center se venía muy arriba mientras decidían fusionar este tema con el siguiente. Paso para Gold, canción en la que el escenario de tenía de lunes doradas y amarillas reafirmando el título de çesta.

Pero todo no iba a ser energía por doquier. Era hora de bajar un poco el ritmo e iluminar todo el palacio de linternas mientras coreaban la ya famosa Three Little Birds del gran Bob Marley. “Don’t worry about a thing ‘Cause every little thing gonna be alright” se convertía en ese momento en un himno para los cientos de personas que estuvieron allí para disfrutarlo.

Dan Reynolds For President

Whatever it takes rompía con la dulce melodía para volver a una velada más marchosa y con sus característicos beats bajos los bombos y tambores. I’ll Make It Up to You, Mouth of the River y Yesterday seguían con esta energía que en ningún momento iba a decaer, y Dan daba paso a un momento algo más cómico con sus fans, enseñándonos como ya es clásico, sus magníficos dotes del manejo del español con los primeros versos del famoso poema de Pablo Milanés.

“Yo soy un hombre sincero, de donde crece la palma, y antes de morirme quiero, echar mis versos al alma” – recitaba Danielito, como le gustaba a él hacerse llamar en español.

Start Over daba paso a otro de los discursos inspiracionales de la noche en la que nos quedaba claro que Dan Reynolds for president“Hace años estaba sentado con una terapeuta para superar una depresión enorme por la que estaba pasando. Está muy mal visto que la gente pida ayuda cuando tiene problemas que van más allá de lo externo pero yo no tuve miedo y lo dije desde el principio. Sé que aquí hay muchos de vosotros que podéis estar pasando por algo similar a lo que yo pasé. Pedid ayuda. Sólo quiero que sepáis que no estáis solos, que hay gente que os quiere y que hay razones por las que vivir y merecéis vivir”. Y así Reynolds nos presentaba el mensaje que llevaba estampado en Demons.

Rise Up daba paso a un reconocido y ya muy famoso On Top Of The World, con el que nos uníamos a una enorme fiesta con globos gigantes que caían del techo. De ellos nos despedíamos por un momento de la banda que aparecía en un pequeño escenario en mitad del WiZink Center para poder ver mejor a sus seguidores y tocar algunos temas en una versión más acústica. Next To Me ayudado por dos cellos y un violín, mejoraban la versión original del tema y I Bet My Life, con la que pudimos disfrutar de una miles de luces prendidas por todo el público durante estos temas, pero había más, pues las primeras estrofas de Warriors daban paso a un emocionante Bleeding Out que ponía la piel de gallina a más de uno y nos hacía estar en silencio bien atentos escuchándoles.

K. Flay se unía con un fantástico rap a Thunder, uno de los numerosos himnos de la banda, con el que nos dábamos cuenta de que el concierto estaba en llegando a su fin, pero eso no quitaba que nos quedaran temas para darlo todo. Walking The Wire bajaba un poco las revoluciones de la noche para volver a subirlas por todo lo alto: Radioactive.

Más de siete minutos de canción con la que tanto Imagine Dragons como todos sus fans se dejaban los pies y la garganta saltando y gritando letra a letra el éxito con el que la banda saltó a la fama. Con esta demostraban que tras más de dos horas de concierto, la voz de Dan Reynolds y su sonido seguía estando al pie del cañón como en el minuto uno de haber comenzado.

En definitiva, un gran concierto el de Imagine Dragons. Un equilibrio casi perfecto entre su show de bombos y tambores que caracterizaban sus inicios y la impecable calidad musical que nos hicieron disfrutar durante casi dos horas y media de espectáculo. Un Dan Reynolds que sobresalía por su carisma y su cercanía hacia un público que se ganaba casi incluso antes de salir. Ya han prometido una vuelta a los escenarios españoles incluso antes de irse porque el cariño de España es algo muy especial que quieren seguir cuidando y disfrutando, decían estos. Una montaña rusa de éxitos y temas algo menos conocidos pero donde el resultado fue una velada con una sonrisa de oreja a oreja en la que la lluvia no les iba a hacer parar de gritarle a todo Madrid “You make me a believer”.

More from Virginia Barbero

The Hunna y Coasts visitarán Madrid y Barcelona en febrero

Sólo les ha bastado con un álbum para poner a todo el...
Read More