Low Festival (Viernes): Y Belako triunfó en la sombra de Pucho y Howlin’

Ayer por la tarde comenzó el Low Festival, una cita con la música que cada año se marca más en rojo en el calendario veraniego. Un año, donde el festival de Benidorm ha perdido el “Cost” de su nombre, para así empezar a asentarse poco a poco entre los principales festivales de nuestro territorio. Las entradas han seguido estando en unos precios razonables; todo ello, con un cartel que ha subido un poco de nivel comparándolo con años anteriores, por lo que es razonable el “bombardeo” de patrocinadores nada más entrar en la Ciudad Deportiva Guillermo Amor. Para aquellos que busquen un lugar en todo el recinto para sentarse por saturación musical, es imposible. Carpas, djs, escenarios… hacen que la música suene durante todo el día y parte de la noche.

Es muy difícil tener que abrir un festival, y si no que se lo pregunten a The Milkyway Express y Delaire, dos grupos aun pequeños, demostrando más defectos que virtudes, y ante un poco presencia de público. Pero se escucharon detalles, sobre todo de los segundos, que dan a entender un futuro curioso para los próximos años. Otro grupo joven, Lyann, abrió en el escenario Budweiser, con un directo muy prometedor, con toques de psicodelia o rock.

Llegó el turno para uno de los mejores del día, algo que entraba en la quiniela de muchas personas. Y es que Triángulo de Amor Bizarro poco a poco está atrayendo a más personas, sobre todo gracias a ese fantástico ‘Victoria Mística’. Esto también se puede ver en sus horarios, ya que cada vez se les asigna a una más tarde, dejando de lado las 17:00 o 18:00 de la tarde y más cerca de los “cocos” de los festivales. Triángulo de Amor Bizarro crece a pasos agigantados y eso se demuestra en que están en casi todos los carteles de festivales nacionales, algo parecido que León Benavente, que volvieron a dar credenciales de grupo importante nacionales para los próximos años.

Llegaba el turno para el grupo del día, The Hives. No han descubierto América (tocan garaje rock de toda la vida) y eso es algo que lo saben hasta ellos, por lo que en directo se les pide un poco más que tocar todos sus grandes éxitos. Y consiguieron alejarse de lo rutinario, ya que contaban con un telón de fondo donde aparecía un personaje gigante moviendo los hilos de los músicos, pareciendo marionetas. Todo gran grupo necesita una cabeza visible que se meta al público en el bolsillo y Howlin’ Pelle Almqvist se los llevo de calle, con un español muy superior a muchos de los extranjeros que viven en Benidorm. Come on! presagió un directo impresionante, y aunque hubiera momentos de bajón, todo volvió a su orden natural. Tick Tick Boom hizo estallar a todos los lowers que asistieron a ver a los suecos, y ya para terminar, lo reventaron del todo con Hate to say I told you so.

Todo esto dejo el listón muy alto para Vetusta Morla, a los que no se les puede reprochar nada a su directo. Pueden gustarte o no, pero hay que admitir que Pucho de deja el alma en los conciertos. ‘La Deriva’ ha sido criticado por todo el mundo y tiene la etiqueta del peor de sus discos, pero en directo, todo cambia. Y es que La Deriva, Fuego o Golpe Maestro reviven ese disco tan infravalorado. “Lo mismo de siempre, pero con tres o cuatro cosas diferentes” decía alguno. Ese alguno, cuando sonaron Sálvese Quien Pueda o Copenhague lo dieron más que los de la primera fila. Es lo que tiene Vetusta, que engancha por sus canciones tan conocidas, que te hacen cantar sin querer, y bailar por ese virus que te contagia Pucho dejándose la piel en el escenario.

Después llegaría la hora de decidirse entre Sidonie o Belako, y tras su actuación en el BBK y las grandes críticas que recibieron, Belako fue quien se llevó a muchas personas. Que una banda tan nueva le haga competencia a Sidonie, ya dice bastante. Para muchos, los vascos son un grupo a tener muy en cuenta, y es que cuentan en su CV con haber sido teloneros de Elvis Costello o actuar en el Primavera o, dentro de poco, en el DCODE. ¿Y qué tocan estos chicos? Electrónico, new wave y punk-rock; mezclas eso y te sale el nombre de Belako. La duda queda en el aire, ¿qué pasaría si fueran ingleses?

Para cerrar este primer día, le llegó el turno para otro nombre importante, Holy Ghost!, que contaban con muy pocas personas ya, dieron la cara y se marcaron un respetable directo. Para aquellos que se los perdieron, los neoyorkinos tienen un ritmo muy parecido al de LCD Soundsystem, e hicieron moverse a todos aquellos que pudieron aguantar hasta el final.