Low Festival (Domingo): Kaiser Chiefs triunfan estando en su salsa

KAISER CHIEFS - LOW FESTIVAL

La última jornada del Low Festival tuvo lugar ayer, en un día donde la afluencia de público volvió a rondar las 25.000 personas. Un último día que contaba con Love of Lesbian y, sobre todo, Kaiser Chiefs como grandes destacados del domingo. Al cierre de esta edición, muchos ven al Low como un festival ya consolidado en nuestro país. En una edición en la que han juntado grupos consolidados, como Massive Attack, con otros de gran nombre (The Horrors) o propuestas nuevas (MO); así como una gran batería de grupos españoles, con los destacados Love of Lesbian y Vetusta Morla, y otros que vienen pegando fuerte, como son el caso de Izal y Belako.

 

El día comenzó con la actuación de Los Campesinos!, un grupo que comenzó con mucha fuerza, con críticas muy positivas de NME o Pitchfork, pero que al final ha sido sólo un espejismo. Ahora mismo son un grupo del montón, pero no hace ningún daño verles, ya que al fin y al cabo tienen detalles de aquella época de “esplendor”, como es la canción You! Me! Dancing!. Algo parecido que le pasa a Niños Mutantes, un grupo que pegó muy fuerte cuando estaban empezando, pero poco a poco están perdiendo esa magia y se pudo ver en su directo.

 

Ya a las 21:30 llegó el turno para Izal, uno de los conciertos del día (casi noche). Es increíble como un grupo que hace una música tan simple (porque seamos realistas, no han inventado nada), tengan tanto bombo. Eso, aunque parezca mentira, es un piropo, porque el día en el que los Mikel Izal y compañía se pongan a crear algo nuevo, tendremos un nuevo fenómeno de masas español. Todo el mundo, indirectamente o no, se sabe alguna canción de ellos, y eso que no suenan en la mayoría de las radios comerciales.

 

Llegaría, dos horas después que Izal, el gran reclamo de la noche: Kaiser Chiefs. En la crónica de la edición del sábado, se podía leer que su concierto tenía pinta de poder ser de lo más destacado del festival, respetando a Massive Attack. Pues bien, los pronósticos fueron acertados, y los de Leeds hicieron que no hubiera una sola persona que estuviera quieta. La verdad es que los ingleses estaban en su salsa: campo de fútbol, Benidorm y tocando en un escenario con nombre de una cerveza; el éxito estaba asegurado. Si hubiera que hacer una gala de premios, el premio a mejor ‘frontman’ del festival se lo llevaría Ricky Wilson. Antes de cantar Coming Home, contó una historia suya de pequeño en la ciudad que anoche le vio en el escenario, por lo que el cierre del círculo hizo que el público dijera “ohhhhhh”.

 

Muchas canciones del último disco hicieron que su concierto no fuera un sobresaliente, pero escuchar Ruby o I Predict a Riot hace que merezca la pena cualquier cosa. Sobre todo con la primera, que enloqueció a la gente, con la consiguiente lluvia de cerveza desde todos los ángulos posibles. El listón estaba muy alto para la siguiente banda importante del día, Love of Lesbian, pero Santi Balmes no se achantó y los catalanes reventaron más aún si se podía la jornada festivalera de ayer. LOL hipnotizó a todo el mundo, e hicieron bailar a todos, tirando pullitas a todos aquellos que gobiernan en nuestro país, y con momentos cómicos, como ese homenaje a Raphael, que alegró a todos.

 

Poco a poco, El poder de la tijera, ese conjunto de nuevas canciones de los catalanes, está calando muy bien, con temas como Manifiesto delirista o Mal español. También se quiso acordar de la telebasura, haciendo una notable imitación de Jorge Javier Vázquez. Llegaría el turno para muchas canciones importantes, como Belice, Club de fans de John Boy, Si tu me dices Ben, yo te digo Affleck o Me Amo, con una nueva estrofa (“Tengo los pezones duros”). Y con un remate final, con un “buceador” que llegó desde el escenario hasta la mesa de mezclas, perdiendo una aleta entre otras cosas.

 

Para ir cerrando un día muy ajetreado, y ya con los pies destrozados de tanto saltar, llegaría el momento para The Royal Concept. Este grupo puede ser una de las grandes sorpresas en un futuro no muy lejano o un batacazo increíble. Cuentan con bastantes canciones, por no decir todas, de un sonido muy comercial, como es el caso de Oun Our Way o Gimme Twice, que tiene un sonido al más puro indie mundial.

 

Para cerrar ya el festival, hay detalles que dejan un poco en mal lugar a la organización, como esa zona VIP. Muchos festivales cuentan con ella, pero no con tantos privilegios como en el Low Festival. Vale que cuente con piscina, pero que tenga un escenario donde escuchar en exclusiva algunos conciertos… Todo el mundo debería tener derecho a escuchar los grupos que van, sea en la situación que sea. También tiene cosas muy positivas, y para destacar una, el cómo han conseguido hacer un festival dentro del mismo Benidorm utilizando muy bien los recursos de la Ciudad Deportiva Guillermo Amor.