Los Planetas y Foals brillan en la segunda jornada del FIB

Tras una ligera pero intensa toma de contacto, el segundo día del festival por excelencia se presentaba con muy buena pinta. En especial arrancaba con unas ganas enormes por mi parte, ya que no me perdería por ninguna cosa del mundo el ver a los guiris y su reacción ante un concierto de Los Planetas. Pero vayamos por partes.

La jornada del viernes comenzaba con las geniales Mourn sobre el escenario principal. Las españolas están consiguiendo cosechar grandes logros pese a su juventud, habiendo conseguido tocar en bolos fuera del país y con una gira prometedora a la vista. Sin duda, un grupo altamente recomendable y que os aconsejo seguir muy de cerca.

Los siguientes elegidos fueron Temples. Grupo que no necesita presentación, ya que, con tan solo dos álbumes de estudio, el segundo sacado a la luz este mismo año, han conseguido hacerse un hueco en el panorama internacional. Es un gustazo verles, se nota que se curran mucho todo y que hay un trabajo exhaustivo detrás de cada una de sus canciones. Keep in the dark, Mesmerise o Shelter song son algunos de los temas que los ingleses decidieron hacer sonar en Benicássim.

Joe Crepúsculo estuvo en su línea, bolo correcto, acompañado de cócteles y una sorpresa que me dejó la boca abierta. En escena apareció para marcarse unos bailes un tal Alacrán, que con ese nombre pocos sabréis identificarles, pero si os digo Nacho Vigalondo la cosa cambia. Se ve que, pese a haber estrenado una película protagonizada por Anne Hathaway hace apenas dos semanas, al cántabro le sobra el tiempo y quiere divertirse.

Si alguien se sentiría como en casa ayer, esos serían Los Planetas. Pese a empezar con Islamabad, tema más elogiado de su último trabajo, la cosa no empezaba bien por el sonido. Los viejos fantasmas de los directos de los padres del indie nacional amenazaron con aparecer por Benicássim, pero se quedó en eso, una simple amenaza. La Seguiriya de los 107 faunos les sirvió para encontrar el buen camino y conseguir que su concierto no se viera arruinado. Del último disco tocaron pocas, tenían tan solo una hora y decidieron ir a tiro hecho con un setlist muy acertado repasando himnos como Un buen día, Señora de las alturas, Segundo premio o Pesadilla en el parque de atracciones. Jota y los suyos fueron capaces de estar a la altura de los artistas de talla internacional, llegando a verse algún que otro guiri emocionado haciendo gestos a sus amigos, indicándoles que les parecían muy buenos. Parece ser que los granaínos han conseguido volver a disfrutar sobre los escenarios.

Aunque vimos bailar hasta al más guiri del lugar con Los Planetas, estaba claro que no se iban a comer un concierto de los de Granada de forma gratuita. El motivo era conseguir un buen sitio para Foals, que decidieron abrir con Mountain at my gates, y bailar durante hora y media al ritmo del estilo propio y particular de los de Oxford. Podrían haber dejado los hits para el final, pero My number sonó en la primera mitad del concierto, encauzándonos hacia un bolo enérgico pasando por Spanish Sahara, Inhaler y terminando por todo lo alto con Two steps.

De Deadmau5 poco que destacar, mucha tralla para que la gente salte y haga el burro, ya sabéis, esas cosas que se hacen con la electrónica. El canadiense se dejó su particular estructura en casa, y trajo unos visuals potentes, pero nada como el denominado Cube 2.1 al que nos tiene acostumbrados. Para colmo, sabiendo que va con una especie de máscara simulando ser un ratón y que es imposible sacarle papada y cosas del estilo, ayer le dio por ir de divo y no dejó que los fotógrafos accedieran al foso a realizar su trabajo. Tú te lo pierdes.

Hoy afrontamos la jornada más fuerte del FIB, teniendo como cabeza de cartel a Red Hot Chili Peppers, y habiendo anunciado la organización un sold out para hoy, confirmando de esta manera el buen estado de forma del festival benicense. Mañana seguiremos informando.