¡Larga vida al Contempopránea!

CONTEMPOPRÁNEA 2016

Por fin llegó el viernes 10 de junio. Eran las ocho de la tarde cuando los caminos de La Alcazaba de Badajoz se llenaban de gente que tenía cita con el festival indie más importante de la ciudad.

Se iniciaba un crepúsculo  musical. Rodeado de pinos, un escenario impresionante y un ambiente de lo más agradable, todos los allí reunidos teníamos claro que íbamos a vivir una noche única.

Los primeros sonidos vinieron de la mano de los pacenses Lúa Gramer. Durante este primer encuentro con la obertura del Contempopránea 2016 aun éramos pocos los que llenábamos el recinto. Casi podemos hablar de que los espectadores parecían más una reunión de amigos. Una puesta en escena sencilla con la dificultas de tener el micrófono demasiado bajo, hizo que el grupo pasara muy de desapercibido por la historia de este festival.

Si algo demostró Christina Rosenvinge en el Contempopránea es veteranía. A pesar de la poca afluencia de público por las tempranas horas a las que cogió el micro, antes de las 9 de la tarde, Christina fue el verdadero pistoletazo de salida del festival. Queda ya poco de la Christina de ‘Álex y Christina’ que triunfaba a finales de los ochenta; en su lugar pudimos disfrutar de letras dignas de un buen poemario y de una música electrónica, menos pop y más indie. Christina fue el tono de madurez musical del comienzo del viernes, pero con una energía impresionante. La vimos tocar la guitarra y el teclado, recorrerse el escenario a una velocidad de atleta y bailar sin parar durante una hora y media. Una actuación de sobresaliente por parte de una cantante que quizá chocó con el público, algo más pop y menos indie.

Fue durante la actuación de Anni B Sweet cuando el recinto empezó a llenarse. La malagueña, acompañada por su banda, con guitarra en mano, aportó un espectáculo lleno de dulzura. La voz más personal de esta edición nos deilitó con su elegancia y su buen hacer musical mientras cantaba muchas de las canciones que llevan en su reportorio desde sus inicios y que eran conocidas por la mayoría de los allí presentes.

40 minutos más tarde, el lugar se abarrotó de una muchedumbre de gente con pulseras azules esperando el concierto más ansiado de la noche. A las 23:20 fue cuando Amaral daba paso a su performance con Unas veces se gana y otras se pierde, tema que está incluido en su nuevo disco Nocturnal.  Todos los éxitos del grupo sonaron la pasada noche del 10 en la Alcazaba de Badajoz. Revolución, Salir Corriendo, Estrella de Mar o El universo sobre mí fueron algunas de las canciones con las que Amaral hizo que el público nos dejáramos la garganta cantándolas a todo pulmón. La banda también quiso presentar los temas de su nuevo trabajo como su nuevo single Llévame muy lejos. Eva estuvo pletórica de fuerza y energía.  Sin duda alguna, para muchos fue la mejor actuación que se vivió en esta última edición del Contempopránea.

Maga fue el siguiente grupo en pisar el escenario. Los sevillanos ya habían pasado anteriormente por el cartel de este festival cuando en 2012 estuvieron tocando en Alburquerque. Esta vez en Badajoz, el grupo presentó un directo sencillo cantando todas las canciones que pertenecen  a su nuevo disco, ‘15º aniversario’ recopilando así los temas que llevan consigo durante toda su trayectoria. Su actuación podría haber resultado tediosa sino fuera por la repentina aparición de Zahara y Anni B Sweet en el escenario

El ambiente pintaba impaciente a la espera de Zahara. Tú me llevas fue la canción elegida para dar paso al preludio de su concierto. Camino a LA, El Frío, La Gracia o su primer single, Merezco tuvieron cabida durante su actuación. La cantante estuvo de diez, siempre ofreciendo un directo íntimo, con movimientos corporales muy cuidados y medidos que representaban el disfrute de la andaluza en cada una de sus canciones. El público se mostró muy animado cuando empezó a sonar Caída Libre, canción con la que Zahara sabe muy bien cómo hacernos no parar de bailar.

La noches del viernes para Contempopránea la cerraban Señores, Fonal y Paul & Neuman Djs. Después de la actuación de Zahara, el frío hizo que muchos fueran los que decidieran dar por finalizada su noche musical y el ambiente volvió a esta igual de calmado que al inicio del festival.

 

SÁBADO

El sábado contempopráneo empezó con algo menos de brisa y algo más de mangas cortas. Muchos éramos los incrédulos que opinaban que en este día el ambiente iba a ser mucho más relajado que el anterior. Todos apostábamos a caballo ganador por Amaral como máximo grupo de interés pero la verdad, es que resultó ser todo lo contrario.

Entre otras cosas el tiempo y que fuera fin de semana, hicieron que la noche del sábado al domingo se viviera bastante más festivalera que la anterior.

Mayor Tom se encargaba esta vez de abrir la ceremonia. Volvíamos a ser miembros de un público de no más de 100 personas. A pesar de la poca presencia, para muchos fue un muy buen arranque de esta segunda parte de festival. Más tarde nos esperaba Lost Tapes y su enérgica puesta en escena. Fue mi gran descubrimiento festivalero. Sintetizadores, guitarras eléctricas, sonidos veraniegos y una voz peculiar nos enamoró a todos los allí reunidos. Destacaría la agradable forma extraña que tiene el grupo de interpretar sus canciones. Estoy convencido de que darán mucho de qué hablar dentro de unos años.

Cuando Sr.Chinarro empezó, el ambiente ya estaba mucho ma’ caldeao’, como se diría en esta tierra. Letras y ritmos con mucha fuerza. Canciones escritas con delicadeza y una rima envidiable pero transmitida con desgana. A pesar de que la actuación resulto ser monótona, equilibrada y sencilla, el público estaba como loco cantando todas las palabras que sonaban en las canciones del longevo grupo sevillano.

Y por fin llego el Show. De pronto, sin previo aviso, la voz de Pablo Guerrero sonó por los altavoces del Contempopránea dedicándole belleza en versos y rimas a la tierra que arropaba esa noche de música: Extremadura. Tras esta impresionante obertura, León Benavente aparecía por el escenario retándonos a conocer qué es un hit. Chulería, arrogancia, carácter, personalidad, presencia, elegancia o actitud fueron parte de su puesta en escena. Todos estábamos frenéticos, danzábamos malditos de rock y es que si hubo un grupo que nos hizo saltar y perder la cabeza ese fue León Benavente.

Pasada ya las doce, era turno de los más esperados del sábado. Lori Meyers entraron por todo lo alto, entre aplausos y gritos, y una Alcazaba que pocas veces había tenido la visita de tanta gente. Un repertorio muy acertado. Emborracharme, ¿Aha han vuelto? o Mi realidad fueron algunas de las canciones que los granadinos tocaron en su puesta en escena indie-festiva.

Una vez finalizada la actuación de Lori Meyers, parecía que la aglomeración de personas se reducía y el interés iba perdiéndose en el ambiente. El dúo The Bright fueron los siguientes en aparecer por el escenario. A pesar del poco público que los acompañó, dieron muy buen directo a todos los que seguíamos disfrutando de nuestro encuentro musical. Versionando a Miley Cyrus versionando una canción de Dolly Parton, The Bright supo cómo brillar al final de su actuación.

Cerraban la fiesta la garra de Perro y la energía de Sonic Toys. La noche se tiñó de mucho rock con la actuación de estos dos grupos. Finalizado el rock, comenzó la electrónica a apoderarse de los decibelios de la mano de Milleiro dj.

A pesar del ligero declive de este año, Contempopránea sigue siendo un festival de referencia. Esperemos el año que viene logre una mayor participación del público.

Lo mejor: Amaral y León Benavente.

Lo peor: La poca afluencia del público.