La noche de We Are Standard jugando a ser The Clash

We Are Standard

Todo empezó como una broma en el año 2012 y, al final, resulta que We Are Standard acaba haciendo conciertos sólo para presentar temas de The Clash en directo. ¿Curioso,no?

Ahora, tras haber presentado Day en el año 2013, los conciertos que están ofreciendo los de Getxo en estas fechas es para versionar a una de las bandas más influyentes de la música, los londinenses The Clash.

Todo estaba preparado en la sala But, clásico lugar de la noche madrileña que ha ido evolucionando por décadas según quién la gestionara y que ahora acoge conciertos casi todas las semanas. Público variado, no era público habitual de We Are Standard en su totalidad sino que había curiosos que quería ver con sus propios ojos cómo se podría llevar a escena los míticos temas de la banda punk por parte de una banda más enfocada al pop electrónico y cuyas composiciones  son basadas en términos más felices y edulcorados.

Joe Strummer estuvo presente en el escenario gracias a un cartel tras el que Deu se cobijaba dando la sensación, por un instante, que estábamos en Londres a finales de los 70, salvando las distancias, claro.

Abriendo con Clampdown, sabíamos que iba a ser un concierto corto porque realmente el disco que grabaron versionando a The Clash tiene 9 pistas, así que había que aprovechar cada minuto que pasaba viendo a Deu y los suyos totalmente mimetizados. Stand By me quedó realmente bien interpretada adaptándose muy bien al estilo de We Are Standard.

Tras un par de temas más, llegamos a Police On My Back, donde divertidos cantan el estribillo que reza I’ve been running monday, tuesday, wednesday… Pero tras este momento, llega el súmmum del concierto con London Calling, con la que la gente alza el puño y canta entregadísima hasta desgañitarse como si de los mismísimos The Clash se tratara. Eso sí, tras esta canción, el aforo de la sala perdió un 50% de los asistentes, que dieron por finalizado su concierto tras oír el himno de la banda inglesa.

Pero la noche deparaba sorpresas, y saltándose el previsible setlist, cantaron Know Your Rights. Poco a poco llegábamos al ocaso de la noche clashiana trayéndonos Revolution Rock y una onda de buen rollismo. El cierre de la primera parte del concierto fue épico con Should I Stay or Should I Go y Rock The Kasbah.

Tras el típico truco de los grupos de desaparecer 5 minutos del escenario, volvieron para interpretar temas de We Are Standard como Jesus in her eyes, 7:45 (Bring me back home) o Can I count on you?, entre otras. Hay que saber jugar las cartas que uno tiene.

Tras una corta sesión de buena música nos fuimos con la sensación que We Are Standard saben adaptarse a cualquier medio y hacerlo suyo. No será una noche que permanezca en nuestra memoria musical eternamente pero sí nos ayudó a recordar lo fundamentales que son The Clash para entender la historia de la música y del mundo.

Un guiño simpático a la mítica banda ¡Gracias WAS!

 

Síguenos en Facebook:

¡Y también en twitter!