La Habitación Roja redescubre el pop español

LA HABITACIÓN ROJA

A punto de entrar en el estudio para grabar el que será el octavo disco de canciones propias, La Habitación Roja interpretó el jueves en Madrid su disco de versiones Para ti Vol.2. En esta colección de canciones de bandas como La Dama se esconde o Golpes bajos, han querido hacer un cálido homenaje a las canciones españolas que, o bien definen el sonido de la banda, o bien son de especial interés para los miembros del grupo.

Antes de que aparecieran los valencianos, el trío femenino Boat Beam ofreció un concierto en el que presentaron sus canciones, tocadas con violín, violonchelo y teclados. Tal vez el momento más recordado sea ese en el que su vocalista, con un silencio de fondo, dijo que iba a cantar por primera vez en público una canción en español, algo que, en cierto modo, era como “desnudarse ante el público”. Tras sus palabras sonó una peculiar versión del Ay qué pesado de Mecano nada al uso. La australiana Josephine Ayling, la estadounidense Alisha Buttke y la española Aurora Aroca forman este peculiar conjunto de música tranquila con bases electrónicas.

Entre tanto ya nos habíamos encontrado con Pau Roca, guitarrista de La Habitación Roja, entre bambalinas. Le preguntamos sobre los proyectos que tienen los distintos miembros de la banda, algo que, según nos dijo, le quita tiempo a La Habitación Roja, pero también les proporciona mucha fuerza: “Cuando estamos mucho tiempo separados, nos gusta volver como grupo”. Éste es un concierto especial para Pau, pero también raro (por tratarse de un repertorio compuesto, en su mayoría, por canciones ajenas). A todo esto, entre charla y teloneras, la sala Rock Kitchen de Madrid ya se encontraba medio llena (no se llegó a llenar) y su público más que dispuesto a escuchar las canciones favoritas del pop español, elegidas por La Habitación Roja.

Así es que abrieron el concierto con la versión de Disneylandia de Los Burros. Sí es verdad que el público de La Habitación Roja suele ser bastante chillón y canta con energía las canciones de su grupo. En este caso no fue así hasta que llegaron los temas propios de la banda. Esto se debe a que las canciones que La Habitación Roja han escogido, tal vez no sean las más famosas de otros compañeros –Gabinete Caligari o La Mode-, pero sí las que más les gustan. Precisamente del grupo de Fernando Márquez el Zurdo, era el segundo tema, Cita en Hawaii. Tras ella vinieron composiciones de La dama se esconde (Amenazas), Golpes bajos (Desconocido) o Lluis Llach (Que tinguem sort). Otra vuelta de tuerca a una canción de La Mode (La evolución de las costumbres), que fueron los más revisitados.

Otros temas, como El arrozal, de El pecho de Andy, un grupo de finales de los ochenta, tuvieron un sonido más lleno, algo que se vio agravado con la versión de La fuerza de la costumbre, de Gabinete Caligari. Después sonaron Imágenes, de los valencianos Glamour, y Quiromántico, de Sr Chinarro.

Tras el himno generacional Para ti (tercera canción de Fernando Márquez el Zurdo) llegó el cierre de este primer bloque de versiones: “queríamos cumplir quince años haciendo música para tocar esta canción”. Tras estas palabras de Jorge, el cantante, sonaron los dos golpes de batería que abren There Is a Light That Never Goes Out de los Smiths; una versión muy emocionante y casi un calco de la original a pesar de la diferencia vocal entre Morrissey y Jorge.

Tras este homenaje a un pop español algo oculto –y de culto-, La Habitación Roja volvieron al escenario para interpretar una lista de éxitos elegidos desde su discográfica, Mushroom Pillow. Abrieron con Largometraje, y si ya desde la versión de los Smiths la gente había empezado a cantar, ahora ya hubo coro continuo hasta el final del concierto. A Van a por nosotros, una de sus canciones más reivindicativas, le siguieron Mi habitación y El eje del mal, con la que abandonaron el escenario. En un extraño bis, volvieron para tocar Voy a hacerte recordar y Febrero, ambas de su disco Universal.

A pesar de que los miembros del grupo tienen varias formaciones paralelas, La Habitación Roja no defraudó en este extraño concierto que, entre pitos y flautas, duró dos horas. Sí que es verdad que hay quien no daba mucho por los de Valencia tras una época algo desierta en la que han sacado un EP y un LP de versiones. Y es que, después de Universal, del año 2009, ha habido una época de escasa dedicación a las canciones propias por parte de la banda. A sus fieles les queda el consuelo de que la semana que viene empiezan a grabar un material nuevo que verá la luz a principios del 2012. Por ello esperamos con ansia la vuelta de uno de los grupos más queridos de la escena española…y depositamos toda nuestra confianza en ellos.

Más de Javier Muñoz Ortega

Sábado en el Youfest con Battles y Rick Astley entre otros

Después de la lluvia del viernes, el tiempo no podía ser peor....
Leer más