Jero Romero en Madrid: lo bueno si sencillo, dos veces bueno

Jero Romero

Fotos: Marta García

8 de noviembre de 2014

Sala Joy Eslava (Madrid)

Qué me das por verme fracasar.

Qué me darás a cambio de parar.

Hacerlo por ti no es hacerlo porque sí.

Es verdad, nos gusta viajar,

no siempre irás en la parte de atrás.”

 

Primera fecha de presentación en la capital de La Grieta, el segundo álbum en solitario de Romero, que, al igual que su debut, ha sido financiado en su totalidad por medio de crowdfunding.

Desde la publicación de este sucesor de Cabeza de León a finales de la pasada primavera, el público madrileño ansiaba experimentar en vivo este nuevo LP y comprobar si el potente y nada artificioso directo de Jero estaría a la altura de la gira anterior. Letras directas y sin complejos, con cierta melancolía, especialmente Los Columpios, un tema que ya nos presentó en la gira anterior, con mucha introducción guitarrera y un sonido más sucio y garajero que el que nos tiene acostumbrados – siempre se agradece la variedad – pueblan este nuevo trabajo, algo más denso que su predecesor.

Mientras que en Cabeza de León proliferan las canciones breves y dinámicas, en torno a los tres minutos, La Grieta presenta más variedad de duración, abundan los medios tiempos y una mayor intensidad concentrada en los diez temas que lo componen. Si bien no ha gustado a todos sus seguidores, siempre es valiente el cambio de registro, por pequeño que sea, que dé un artista, y sino, siempre están los conciertos para dar una segunda lectura al trabajo realizado.

Abriéndose paso con También, una sencilla acústica que poco a poco va cogiendo fuerza, dejando claro que esta “grieta” puede ser aún mayor en directo; que, como los mejores músicos, en concierto también gana, y esa es seguramente su mejor baza a jugar.

Aunque fuera la presentación de su flamante nuevo álbum, el primero se asomó con once de los doce temas que lo conforman. Las leves, Haciendo Eses y Señor Gigante hicieron las delicias de sus más primogénitos fans, dibujaron sonrisas por doquier entre el derrotismo y la esperanza de lo que aún no ha acabado (y puede tener un mejor final).

La excepcional banda que lo acompañó es ya habitual en sus giras: Charlie Bautista, Nacho García, Alfonso Ferrer y Amable Rodríguez también demostraron su virtuosismo; un conjunto de músicos sin el cual los conciertos del ex – Sunday Driver no serían lo mismo.

Multitud de aplausos y más de un suspiro ahogado recibieron a Correcto y Devolverte, dos de los temas más aclamados en su repertorio, y quizá los más conocidos de este. Exquisita brillantez en estos temas que demuestran que la sencillez es el mejor vehículo para emocionar y transmitir a una audiencia que se deja acariciar por los suaves y melódicos toques de guitarra del compositor.

Lejos de agrietarse, el toledano ofreció cerca de hora y media de la mejor música en directo, esto es, un concierto sin complicaciones, de los que demuestran que para llegar a la gente, basta con tener algo que decir, y decirlo con sentimiento. Los aditivos sobran, los azúcares también, y es que no hay nada como contar una pequeña historia desde el corazón, y a decir verdad, el señor Romero sabe cómo conmover con sus pequeñas evocaciones, tan sutiles como verdaderas, puñales que a todos nos han clavado alguna vez.

Para finalizar, nada mejor que volver a los orígenes con Desinhibida y El As, perfectamente solapadas entre sí. Una despedida que supo a poco, por lo que Jero y los suyos decidieron regalarnos una maravilla más, la intimista y muy sentida Túmbate.

Como reza la letra de este último tema, Jero, “no puedo más y tú te vas”.

Hasta tu próxima visita a Madrid, aquí te esperaremos.

Jero Romero 2