Hirian, como antesala al BBK Live, llenó Bilbao la Vieja de 12 horas de música ininterrumpidas

Podemos decir que la primera edición de Hirian celebrado en Bilbao la Vieja el pasado sábado 10 de junio, festival urbano patrocinado por Heineken, BBK Live y el ayuntamiento de Bilbao, fue todo un éxito y tuvo gran acogida aunque no estuvo exento de polémicas.

Si hay un barrio emblemático de Bilbao, ese es Bilbao La Vieja, que está resurgiendo de sus cenizas cual Ave Fénix gracias al enorme trabajo de la gente del barrio y convirtiéndose en el nuevo Malasaña de la ciudad, pues ha estado bastante abandonado por las instituciones. Sin embargo para esta iniciativa de Hirian, el ayuntamiento no ha reparado en gastos, y creemos, aunque no estamos muy bien informados, que de ahí venía la polémica.

Lejos de todo esto, la verdad es que este hermano pequeño del BBK Live, llenó el barrio de gente, pero sobre todo de música ininterrumpida durante 12 horas, con los más de 25 conciertos gratuitos distribuidos en 5 escenarios del barrio.

Comenzamos nuestro periplo por Hirian en el escenario Corazón de María pasadas las 12:00 del mediodía, pues un buen amigo nuestro es muy fan de Le Parody y no quisimos perdérnoslo. Allí bajo un sol de justicia y en solitario se encontraba Sole, presentando su original propuesta. Decir que fueron muy pocos los valientes que osaron verla de cerca a pleno sol, el resto, a unos metros considerables nos refugiábamos del sofocante calor bajo la sombra de los árboles de la plaza.

Le Parody por Richard Curiel

Nos encontramos con muchos cables, sintetizadores, ukelele, un folk electrónico que en ocasiones nos trasladaba a el Lejano Oriente o a Latinoamérica, todo ello muy bailable, y acompañado de la gran voz y la enorme sonrisa de Sole. Una gran propuesta para esta hora del mediodía. Le seguiremos la pista de cerca, prometido.

Terminado Le Parody decidimos caminar sin mirar el programa guiados por el sonido de la música. Así llegamos al escenario Peso Neto donde de nuevo nos encontramos con la arriesgada propuesta también folk, pero en esta ocasión cantado en euskera, de Amorante.

Amorante es el alter ego del músico guipuzcoano Iban Urizar. Acompañado de guitarra, ukelele, trompeta, harmonium y un cencerro, entre otros aparatos, nos sorprendió con su folk en ocasiones tradicional recordándonos al gran Mikel Laboa, y en otras más vanguardista con sus bases y coros realizados en el momento a través de efectos y loops  Su gran voz nos acercó tanto al canto difónico como al folk latinoamericano. Disfrutamos de él desde la terraza del Peso Neto, bar más que recomendable, en el que sirven vermouth casero.

Amorante por Richard Curiel

 

Nos fuimos con un gran sabor de boca con la satisfacción de haber descubierto a un gran músico, hasta nuestra siguiente parada.

En el Escenario de la Calle General Castillo, ya casi abarrotado de gente, estaba terminando de probar Bigott, que con puntualidad británica comenzó uno de los conciertos más divertidos de esta primera parte de la jornada de Hirian.

El carismático Borja Laudo salió bailando, y así continuó, dirigiéndose en todo momento a nosotros en inglés, hasta terminar el gran recital. Nos divierten sus bailes, pero no hay que olvidar que estamos ante un gran músico, con una gran voz y con una banda muy sólida. Además su último disco My Friends Are Dead nos ha vuelto a conquistar, y vamos a poder disfrutarlo en directo.

Foto: Richard Curiel

En seguida, con las luminosas canciones de este último disco puso a bailar a la gente, que obviaba el sol, el calor y el hambre, pues pasaban ya las 15:00h de la tarde. Por supuesto no se dejó en el tintero temas clásicos como She Is My Man, con la que dio inicio a un impecable concierto, Baby Lemonade o Cannibal Dinner a la que dio su particular versión en una cover más relajada y más pop. Ahora sí, ya huele a BBK Live, qué ganas.

Tocaba buscar un sitio para comer y reponer fuerzas, y por el camino escuchamos de lejos las divertidas canciones de Iseo and Dodosound que ya estaban tocando en el escenario La Ribera, en el que vimos numerosa gente que no paraba de bailar.

En fin lo dicho, hora de reponer fuerzas pues quedaba aun una intensa tarde. Tras tomar unas viandas y un café, sin prisa nos acercamos por el rastro Dos de Mayo, mientras escuchábamos al Dj Dave P. Comprobamos que hay poquitos puestos en el rastro y que tienen mayor acogida los directos que las sesiones de DJ, quizás es por la hora.

Hora de dirigirnos al escenario La Ribera, pues no queríamos perdernos a Papaya.

Foto: Richard Curiel

Papaya es el proyecto de la canaria (de ascendencia chilena) Yanara Espinoza, y nos pone de inmediato a mover las caderas con sus melodías de pop con aires retro e incluso un poco mod. El trío hizo un completo repaso a su álbum No Me Quiero Enamorar con El Rey de las Camas, El alimento del Alma, o Caballo de Sal. Nos sorprende la profunda voz de Yanara, que suena extraordinariamente bien. Pensamos que ya quisieran otros grupos con mayor trayectoria musical tener estas tablas en el escenario. Además, tuvieron a bien adelantarnos un tema inédito que formará parte de su próximo y segundo álbum llamado Ay Mujé. Hubo dos momentos álgidos, uno con su single Cosas Fascinantes y Sencillas que nos puso a cantar y a bailar a orillas de la ría, y la otra cuando finalizaron con una versión del Soy Un Macarra del grupo Ilegales, que hizo se acercara numeroso público que pasaban por allí, pero por completo ajenos a Hirian. Antes de irse, unas chicas del público quisieron regalar una papaya a Yanara, que la comió muy gustosamente.
Volvemos a cruzar el puente para dirigirnos nuevamente hasta el escenario de Calle General Castillo, pues allí darían su concierto los murcianos Perro.  Coincidían con Omar Souleyman, pero nosotros somos de la creencia de que más vale malo conocido, bueno, ya sabéis como acaba…

Perro en Hirian, por Richard Curiel

 

Parece mentira que estos chicos que son tan humildes hablando sean capaces de hacer esta descarga de cañonazos de garage y punk. Fueron los únicos, que sepamos, que por favor pidieron un entendimiento entre los vecinos de Bilbao La Vieja y el ayuntamiento para poder solucionar la polémica generada y a la que hemos hecho mención al inicio del post.

La pequeña plaza está hasta arriba de gente, que salta y canta sus canciones. Vemos entre el público a miembros de los grupos Albert Cavalier, en primera fila, y de Yellow Big Machine. Tal y como en el anterior directo que vimos, hubo una primera parte en la que predominaron los ritmos frenéticos que aportan las dos baterías sincronizadas al unísono con guitarra y bajo, y una segunda en la que una batería es sustituida por teclados. Falso Techo, Papi Papito Ñam Ñam y Ediciones Reptilianas, sin olvidar temazos como Viva el Porras! o La Reina de Inglaterra hacen botar a las primeras filas. Nos sorprendió ver que el teclado estaba sobre un cubo, y todo tenía una razón de ser. Terminaron por todo lo alto, a ritmo de Martillo, con Rober de Yellow Big Machine dando o mejor dicho, destrozando el cubo con un martillo. Impresionante, simplemente brutal. Podéis ver el vídeo de este momentazo en el Facebook del grupo. Por poner alguna pega, quizás el sonido estaba demasiado alto para un espacio tan pequeño.

Hora de volver a cruzar la ría para ir hasta el escenario de La Ribera, donde ya hace tiempo que ha comenzado su concierto Triángulo de Amor Bizarro. Madre mía, está a reventar, la gente se agolpa por toda la explanada de la ría hasta el puente. Esto es un hervidero de gente. Lo podéis constatar con la foto del encabezado.

 

Foto: Richard Curiel

 

Hay grupos que levantan pasiones o bien te dejan indiferentes, a mi personalmente con los gallegos me pasa lo segundo. Llegamos tarde con el concierto bastante avanzado y nos encontramos con un público muy entregado, pero con un sonido que dejaba bastante que desear. A Isa apenas se le entendía, pero claro, eso a los seguidores del grupo poco o nada parecía importarles.

Aguantamos escasos 15 minutos, y es cierto que podíamos haber ido a ver a Niña Coyote eta Chico Tornado, pero preferimos en su lugar cenar algo en la escasa media hora que faltaba para que culminase ese gran día de la mano de los también gallegos Novedades Carminha.

Terminamos esta jornada del festival Hirian en el mismo lugar donde la empezamos viendo a Le Parody, en la Plaza Corazón de María, donde al llegar ya no cabía un alfiler. Qué deciros del concierto que dieron Novedades Carminha, pues que fue épico, apoteósico, en dos palabras, LO PETARON. Os diré que el suelo de la plaza, perfectamente asfaltado con su baldosa de Bilbao y todo, se movía bajo mis pies y no, por ahí debajo que sepamos no pasa el metro. Se movía por los botes de la gente, increíble, había momento en que pasé hasta miedo.

Sin tregua y entregados a su público que congregaba a gente desde los 7-8 años hasta los 60-70 años, dieron el mejor concierto de todos los que habíamos visto hasta ahora.

Gran sonido, gran actitud y grandes canciones, que convirtieron la plaza en una auténtica fiesta tropical, en la que se sucedieron temas como Que Dios Reparta Fuerte, Quiero verte Bailar, Et Moi, o De Vuelta de Todo, sin apenas tregua para coger aire. Carlangas nos introduce a Chispas Relax alegando que a pesar de estar en la tierra de Eskorbuto sabe que somos unos románticos, y como diría el gran Deu de WAS nos invita txufla de la buena con La Mejor de Europa. No hubo un momento álgido ya que todo el concierto de principio a fin fue el momento álgido de Hirian.

 

La recientemente estrenada Te Quiero Igual sonó hacia la mitad del concierto. En ese momento, un chico que estaba delante mío se percató de la frase “Aunque te gusten Los Planetas como a todos los Puretas” y no pareció sentarle demasiado bien, cosa que me hizo muchísima gracia. Quedaba aún una media hora de concierto donde ya no quedaba nadie sin bailar gracias a Ritmo en la sangre, Lento o Pesetas, donde se monta un pogo, y el suelo se mueve aun más, esperemos terminar enteros.

Novedades Carminha por Richard Curiel

 

Con Dame Veneno se van del escenario al grito de ¡¡¡Gora Eskorbuto!!! La gente, empapada en sudor, tiene ganas de más, y enseguida gritan Beste Bat.  Salen para dejarnos exhaustos con Demolición.

Ha sido El Concierto de Hirian, si se realizan otras ediciones posteriormente, será muy difícil superar este final. Los gallegos han dejado el listón muy alto, y su bolo será recordado como el concierto que lo petó en Bilbao.

Así, tras una maratoniana jornada de 12 horas de concierto en concierto, finaliza esta primera edición de Hirian, que ha sido todo un éxito.

Lo hemos pasado estupendamente y hemos descubierto un barrio con unos bares alucinantes para tomar el vermouth o para comer durante el BBK Live.

Más historias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies