Hi-fi en el concierto de The Wave Pictures + Allo Darlin en Vigo-te

Un par. Un par de horas antes de empezar. Un par. Elizabeth Morris. Cantante. Un par de horas antes. Elizabeth se preguntaba. Se preguntaba de esa forma no retórica, que se pregunta uno las cosas ahora. Ahora. Un ahora 2.0. 2 horas antes del concierto. Se preguntaba Elizabeth Morris, cantante y ukelelista de Allo Darlin. Se preguntaba vía Twitter de la banda. Su banda. Allo Darlin, aclaración. Excesiva aclaración. A todas luces.Se preguntaba como pedir comida vegetariana, en nuestro idioma. Este nuestro idioma. Este que lees. Excesiva aclaración. Se lo preguntaba, ya que solo le ofrecían pescado y marisco. Sea and seafood. Esto es Galicia, Elizabeth. Por dios. Ya tengo a todos los veganos en contra. Mi e-mail está al margen, para aclarar estas y otras vicisitudes. Atrévete a llamar. Pero pasemos al concierto.

Al fondo hay sitio. Pide algo. Agitado, no revuelto. Hay melodías emocionales. Y que melodías, diría. Y que emocionales, diría él.  Algunas van vestidas con guitarra, bajo y batería. Algo de surf. Hay mucho mar hoy. Algunas van desnudas, con su voz y el ukelele eléctrico. Allo Darlin. ¿Alo…darling?. Dime, Cariño. Comunica. 

Hay melodías y hay pop-rock, llámalo indie-pop, tweet-pop. Su paleta de sonidos es amplia. Y navegan desde la melodía íntima, al pop vitalista. Melancolía y Pop-pop. Cuando haces pop ya no hay stop. 

Presentan Europa. En Europa. Empezaban por lo más bajo del viejo continente. Geográficamente hablando. Claro. Europa está en venta. Me refiero a que traían vinilos de su nuevo disco y tenían un puesto de merchandising.

Elizabeth Morris, la cantante, con un ukelele eléctrico en las manos, estuvo acompañada de Paul Rains, Bill Botting y Mikey Collins. “¿A quién le gusta Budy Holly? A nosotros nos gusta mucho”, refirió el bajista. ¿A quién no le gusta Budy Holly?. Mascullé yo.  Y eso que no está Budy Holly en la lista de <<covers>> del disco que han sacado este año. Consulten. Consulten. ¡Consulten copón!. ” Llevamos un mes girando con ellos, y es la mejor gira que hemos hecho en la vida” dijeron Allo Darlin, de su gira con The Wave Pictures. Morris cuenta historias en sus letras, a veces delicadas. A veces de saltar, por saltar. La vida misma. Se nota también la evolución natural/musical del grupo. Fin aplausos. Variados. Saludos.

La gente huye del garito a fumar. Se pide algo. Recogen los músicos sus bártulos. La vida misma. No sé lo que pusieron The Wave Pictures en su Twitter antes de salir a actuar. Lo desconozco. Desconozco si son veganos. Lo siento. Me informaré y en próximos episodios lo comunicaré. Y al final cuando tenga ese dato en mi poder me callaré.

David Tattersall (cantante y guitarra) asumió el mando del concierto. Era un crooner y la guitarra principal. Aheriéndose y saliéndose de la línea de la canción como y cuando quería. Dibujando, rasgando y ejecutando solos sin dilación. Franic y Jonny era un mero acompañamiento. Tattersall es dios. Pensé. Pensamos. Pensaron. Algunos lo dijeron en voz alta y clara.

The Wave Pictures presentaba Long Black Cars, escúchenlo aquí. Pero escúchenlo en directo si pueden. Porque el señor Tattersall es un crooner, el guitar hero, el maestro de ceremonias y la estrella principal.  “Nunca había tocado en un sitio tan raro, con gente en dos pisos y nadie en el centro”. Dijo él. O eso entendí yo. Humor inglés. Vete tú a saber. ¿Y esto era lo-fi?. No. Esto es high-fidelity, y del bueno.

Cuando la gente ahullaba y el público era una algarabía con la guitarra del señor Tattersall, entonces…  y solo entonces… el señor Jonny salió de su asiento en la batería. Y se puso a cantar. Se puso a cantar con el alma. Mientras litros de sudor recorrían un camino descendente sobre su rostro. Jonny se puso a cantar. Y cogió su fúsil. Y el impacto fue doble.

Franic ya tampoco era el acompañante de orquesta. Y se puso a tocar. E incluso el batería de Allo Darlin se puso a tocar. Y el hi-fi se hizo hermoso. Sucio y hermoso. Ritmos marcados. Rock primigenio. Casi soul. Casi kraut. Y Tattersall seguía maravillando con su guitarra. Tuvo tiempo de tocar una canción nueva. Una canción que habla del primer recuerdo que recuerda. Valga la redundancia. Desde el primer recuerdo hasta que conoció a Franic en el instituto. Quien pudiera recordar solo conciertos así.

Síguenos en Facebook:

¡Y también en twitter!